Muere Hanae Mori, la gran modista japonesa


La diseñadora de moda japonesa Hanae Mori, fallecida el 11 de agosto a los 96 años, fue la primera asiática en entrar a la élite de la alta costura de París con un estilo que mezclaba con finura Oriente y Occidente.

Apodada “Madame Butterfly” debido a su motivo fetiche, las mariposas, Mori murió el 11 de agosto, indicó el jueves la agencia de noticias Kyoto, citando el despacho de la modista y sin dar más detalles.

Las lujosas creaciones manuales de Mori fueron usadas por Nancy Reagan, Grace Kelly e incontables miembros de la alta sociedad japonesa incluida Masako, que se convirtió en emperatriz de Japón en 2019.

Ella también fue pionera entre las mujeres japonesas, una de las pocas que encabezó una corporación internacional.

La diseñadora solía destacar la necesidad de transmitir a las nuevas generaciones “la importancia de la creación artesanal”, señalando que “las capacidades del ser humano están desapareciendo en esta era de la informática”.

“Cuando los seres humanos trabajan con sus manos, sus capacidades creativas se amplifican”, dijo a AFP en 2006.

Nacida el 8 de enero de 1926 en una zona rural en el oeste de Japón, Mori estudió literatura en la Universidad Cristiana de Mujeres de Tokio. Pero decidió reorientarse hacia la moda tras casarse con Ken Mori, directivo en la industria textil.

A los 25 años, en un Tokio que renacía de la Segunda Guerra Mundial, abrió su primera tienda enfrente de un cine.

Y fue una suerte: saliendo de una película, un director japonés se fijó en sus diseños y le encargó el vestuario para su próximo film, el primero de cientos de largometrajes japoneses en los que colaboraría.

Tras estos inicios vinculados a la gran pantalla, su carrera la llevó a Nueva York y París, buscando la inspiración explorando como clienta en las galerías y las tiendas de alta costura.

Así acudió al estudio de Coco Chanel que, tras estudiar rápidamente a su clienta del “país del Sol Naciente”, le sugirió un conjunto naranja brillante para contrastar con su melena negra azabache.

Ese consejo la dejó perpleja y se convirtió en una revelación para Hanae Mori: “Todo el concepto japonés de belleza se basa en la ocultación (…) De repente me di cuenta de que tenía que cambiar mi enfoque y hacer ropa que ayudara a las mujeres a destacar”, explicó más tarde.

Su primera colección internacional, en 1965 en Nueva York, celebraba el “Encuentro Este-Oeste”, un motivo que marcaría toda su creación: una mezcla del toque occidental, con los cógidos estéticos tradicionales de Japón y motivos inspirados en los de los kimonos, como cerezos en flor, párajos y muchas, muchas mariposas.

Su consagración definitiva se produjo en 1977 al abrir su taller en París y acceder a la Cámara Sindical de la Alta Costura de esa ciudad, la primera asiática en conseguirlo.

Aunque cerró su taller parisino en 2004, después de su última muestra allí, las tiendas Hanae Mori aún funcionan en Tokio y sus fragancias se venden en todo el mundo.

En enero resumió sus sentimientos sobre la industria de la moda en una columna especial para el diario japonés Yomiuri Shimbun.

“La moda es algo que te empuja, te da coraje de extender tus alas y te permite tener aventuras”, escribió.

En su auge, el imperio modístico y comercial de Mori ocupaba un edificio entero en Tokio, diseñado por el arquitecto Kenzo Tange, pero posteriormente fue derribado y reemplazado por otra estructura en la típica velocidad japonesa.

Desde la pérdida del edificio hasta la salida de su casa de moda de la alta costura, “no todo fue positivo”, reflexionó en la columna.

“Fue como si arrancaran las alas de mi mariposa. Pero esta mariposa pudo volar por todo el mundo durante 70 años porque yo amaba hacer ropa”.



MÁS INFORMACIÓN