Muere Bienvenu Letuni, el gigantesco pívot de 2.24 ‘descubierto’ por el Joventut a los 15 años


Bienvenu Letuni, pívot congoleño de 2,24 m. de altura, ha fallecido a los 28 años. El jugador fichó por el Joventut en 2009, cuando sólo tenía 15 años, y acaparó miradas como una de las mayores promesas del baloncesto mundial. Finalmente, por diferentes circunstancias, nunca llegó a ser profesional.

Carlos Jiménez, de Solobasket, fue quien anunció la muerte de Letuni a través de su cuenta personal de Twitter. “Hace tres horas que falleció Bienvenu (Letuni)”. Ese reciente mensaje de texto Anicet Lavodrama ha precedido a otro de voz en el que le cuesta, a horrores, articular con fluidez un buen puñado de palabras”, publicó.

La noticia no llega a ser del todo una sorpresa, pues ya el propio Jiménez informo de la mala situación por la que pasaba Letuni desde hacía años. Según el periodista, “tras no encajar en el profesionalismo, tampoco acabó de encajar en su propio país. En Kinshasa, requería de medicación y andaba lejos de su ‘aldea’ con poco dinero, mala alimentación, vivienda precaria y habiendo sufrido acromegalia, su situación era muy compleja”. Si a todo esto se suma que de un tiempo para acá había contraído tuberculosis, la salud del exjugador era más que delicada.


Bienvenu Letuni aterrizó en España en 2009, cuando fue fichado por el Joventut para incorporarlo a su cantera. Sin embargo, antes de esto se sometió a una intervención quirúrgica para tratarse de un problema de gigantismo. “Fue casi una obra social, nuestro sponsor de entonces, DKV Seguros, se involucró en el fichaje que fue planteado por la empresa de representación Youfirst para quién trabajaba Anicet Lavodrama que conocía bien los talentos africanos, en especial los de aquella zona. Bienvenu, por su altura, también ofrecía alguna esperanza para ver si progresaba en el baloncesto“, explicó Jordi Martí en Solobasket allá por en 2019.

Lejos de ser el típico jugador con mucha altura pero sin las habilidades necesarias para el baloncesto, Letuni siempre dio muestras de poder jugar. Tanto que hasta la NBA puso sus ojos sobre él y le siguió la pista durante su periplo europeo. Sin embargo, el congoleño nunca llegó a cuajar del todo y se quedó a las puertas del baloncesto profesional, para acabar regresando a su país.





MÁS INFORMACIÓN