Miguel Ordóñez, garra e inteligencia


Pese a una lesión en su espalda, que le hizo meditar sobre su futuro y que no le permite jugar al 100%, Miguel Ordóñez ha demostrado que es un jugador de consistencia y garra, al ganar por octava ocasión el tradicional Isthmian, que se disputó a 72 hoyos y en cinco canchas diferentes.

El campeón del Isthmian venció en la final a Omar Tejeira, el mejor panameño ranqueado en el escalafón mundial de golf aficionado y, además, jugador del año, en un habitual duelo entre dos de los mejores jugadores de Panamá.

La adaptación, la paciencia y la inteligencia fueron las claves del éxito, según Ordóñez, quien se prepara para una temporada en la que escogerá torneos para no agrandar su lesión en su espalda.

En el Isthmian, piensas que se pasó de Copas o ¿nueve en tu vitrina son suficientes?

“Quiero corregir que es mi octavo título en este torneo. Pensé que era mi novena Copa, pero no fue reconocida la victoria del año pasado, ya que fue una edición abreviada dentro de la ciudad de Panamá. Este torneo, además de ser el más importante nacional, es muy especial para mí, se acomoda a mi estilo de juego y personalidad, es una maratón del golf en la que se necesita consistencia, por lo que estoy muy contento por este triunfo”.

Volviste a enfrentar a Omar Tejeira en una final, ¿cuál fue la clave del triunfo esta vez?

“El año pasado fue increíble para mí, pero el de Omar fue un poco mejor y cuando tuvimos la oportunidad de competir también pude ganarle y dos veces. En cuatro ocasiones en 2021 tuve un mano a mano y no pude vencerlo, en esta ocasión le gané en una competencia cerrada, jugando mi estilo, pero no fue fácil, Omar tuvo problemas al principio de la ronda, pero cuando encontró su nivel fue como que se me vino una tormenta encima, la diferencia esta vez es que supe mantener la tranquilidad y la garra”.

72 hoyos y cinco canchas diferentes, toda una novedad para el torneo más antiguo de Panamá.

“Es un torneo muy bonito, autóctono y panameño, aunque a muchos no les gusta por su formato. Tuve que sacar a relucir las cualidades de un jugador, como la consistencia, capacidad de adaptación, la paciencia y la inteligencia, características indispensables para ganar un Isthmian”.

A veces se ha dicho esta frase: ¡Panamá, capital del golf! ¿Qué opinas de esto?

“Yo diría: Panamá es golf, es una frase ambiciosa, siento que se viene haciendo las cosas muy bien y somos mucho más golf de lo que éramos y le doy mucho crédito a la Apagolf por hacerlo, por muchas expectativas en todos los niveles, con la creación de torneos, involucrando a las redes sociales. No sé si estamos para decir Panamá, capital del golf, pero sí que estamos creciendo mucho”.

¿Ahora qué viene para Miguel, luego de este importante triunfo?

“Tuve un inicio de año difícil, no he estado bien y por ello no jugué el primer torneo del año; es más, tenía que operarme por una lesión en la espalda, pero tomé la decisión de no hacerlo y manejarme con terapias. Siento ese deseo, las ganas de competir, tengo que cuidarme y en este momento estoy decidiendo el calendario 2022, pero me gustaría jugar el Mid-Amateur y el Eisenhower, el campeonato del mundo por equipos”.

Pasamos la pandemia de la Covid-19, ¿qué se siente volver a jugar con libertad, pero guardando las medidas de bioseguridad?

“El golf, por ser un deporte al aire libre, siempre ha permitido jugar tranquilo, pero pese a que estamos en una mejor posición que hace dos años, no debemos bajar la guardia y hay que seguir cuidándose. La realidad es que hay que estar muy alerta”.

La Apagolf sigue dándole la oportunidad a los jugadores para mantenerse activos, ¿qué se podría mejorar?

“La Apagolf lo está haciendo muy bien, lo que se pudiera mejorar es el apoyo que se da a los jugadores cuando viajan, mediante una recaudación de fondos para concretar esta iniciativa”.



MÁS INFORMACIÓN