Mides asigna $55.9 millones en subsidios durante el primer trimestre


En los primeros tres meses de 2022, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) destinó $55.9 millones a 191 mil 205 personas, como parte de los programas de transferencia monetaria condicionada, entre los que están 120 a los 65, Red de Oportunidades y Ángel Guardián.

Se trata de un monto muy parecido al destinado durante el mismo período de 2021, cuando se asignaron $58.3 millones para beneficiar a 192 mil 936 personas .

El pasado 23 de marzo, un grupo de diputados presentó una iniciativa de ley en la Asamblea Nacional, a fin de que aquellas personas que poseen un bien inmueble o una cuenta de ahorros con hasta mil 500 dólares, no sean excluidos del programa 120 a los 65, que actualmente tiene 122 mil beneficiados.

‘Estamos creando una sociedad dependiente’

Cuando se creó el programa de transferencia monetaria condicionada 120 a los 65, el potencial beneficiario debía cumplir cuatro requisitos: ser panameño, tener 65 años de edad o más, no ser jubilado o pensionado y, por último, encontrarse en condiciones de pobreza o pobreza extrema.

Actualmente, ese es el programa social más costoso para el Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Por ejemplo, entre enero y marzo de 2022, la entidad asignó $55.9 millones en sus programas sociales, de los cuales $4.5 fueron a Ángel Guardián, $6.3 a Red de Oportunidades, $1.2 millones al bono alimenticio y $43.9 a 120 a los 65.

De momento, 191 mil 205 personas reciben algún subsidio por parte del Mides y, de ese total, 121 mil 712 están dentro del programa de apoyo para los adultos mayores. No obstante, la cifra es menor si se compara con el mismo periodo de 2021.

De hecho, en el primer trimestre de 2021, recibieron pagos como parte del programa 120 a los 65 unas 124 mil 494 personas, por un monto de $46 millones. Lo anterior supone que entre 2021 y 2022 han salido del programa 2 mil 782 adultos mayores, según las propias estadísticas del Mides.

Este año, el primer pago se realizó el mes pasado. En su momento, la titular del Mides, María Inés Castillo, manifestó que estas transferencias representan una inyección económica para el país, al tiempo que restituyen los derechos y combaten la pobreza de las familias que se han quedado excluidas del desarrollo social.

Nueva propuesta

El pasado 23 de marzo, el diputado suplente del partido Panameñista, Bernardino González –junto a otros diputados–, presentó una propuesta de ley, con el fin de que aquellas personas que poseen un bien inmueble o cuenta de ahorro de hasta mil 500 dólares no sean excluidas de 120 a los 65.

En su exposición de motivos, González señala lo siguiente: “en la actualidad se está excluyendo de este programa a adultos mayores por ser propietarios de un bien inmueble, el cual la gran mayoría de los casos resulta ser la vivienda obtenida con los años de arduo esfuerzo y trabajo, sin atender la condiciones de pobreza, vulnerabilidad social, riesgo social, vulnerabilidad y marginación en la que viven estas personas”.

Más adelante, plantea que de la misma forma se están eliminando del programa a adultos mayores por poseer cuentas bancarias de ahorro, entendiendo que estas cuentas pudieran haber sido abiertas para cumplir con algún tipo de requerimiento en el pasado o por el simple hecho de querer tener una cuenta de ahorro, por lo que la iniciativa de ley plantea fijar parámetros al adulto mayor que posea una cuenta de este tipo y así se pueda beneficiar del programa.

En ese contexto, la propuesta de ley establece que la existencia de un bien inmueble, vivienda de interés social o una cuenta de ahorro bancaria en las cuales existan montos hasta un máximo de mil 500 dólares, cuyo poseedor o propietario sea un adulto mayor aspirante al programa, no constituye por sí sola una razón de exclusión de la ayuda social.

Pocos resultados

Para el expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa, Roberto Troncoso, los programas o subsidios deben finalizar después de cierto de tiempo de otorgar la ayuda, porque de lo contrario se puede crear a una sociedad dependiente.

En palabras de Troncoso, los políticos están pensando más en el costo electoral que representa eliminar algunos subsidios. Incluso, dijo que, por esa misma razón, es “lamentable” que todavía nadie se atreve a tomar una decisión sobre el futuro de la Caja de Seguro Social.

“Las consecuencias serán trágicas después, porque los acostumbras a pesar de que hay que irles a llevar el pescado a la casa. Estamos creando una sociedad dependiente. La política nos tiene secuestrados y sólo se piensa en función a la política”, concluyó el empresario.

El programa 120 a los 65 fue creado en 2009 con el fin de beneficiar a los adultos mayores. Ángel Guardián está desde el 2012, para las personas con discapacidad severa en condición de dependencia y pobreza extrema. Mientras, la Red de Oportunidades fue creada en 2020 y el bono alimentario data de 2005.

No obstante, la inversión anual en los programas de transferencia monetaria condicionada aún no logra erradicar el hambre del país.

La situación quedó evidenciada el año pasado en un informe de varias agencias de la Organización de Naciones Unidas, entre ellas, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), el cual precisa que la prevalencia de la subalimentación en el país es de 7.5% y que hay 300 mil personas subalimentadas.

Esta es una cifra que se mantiene desde 2014, lo que muestra un estancamiento en el objetivo. Además, detalla que el 14.7% de todos los niños menores de cinco años presenta retraso en el crecimiento.



MÁS INFORMACIÓN