Mi hijo rechaza la leche, ¿qué otros alimentos le proporcionan el calcio que necesita?


A pesar de que en la edad adulta continuamos tomando leche, su importancia es vital durante los primeros años de vida. Este alimento es muy rico en calcio. De hecho, la leche de vaca por cada 100 gramos proporciona 121 mg de calcio, lo que no está nada mal.

Pero ¿qué ocurre cuando los más pequeños del hogar rechazan tomar esta bebida tan beneficiosa para ellos? Hay otros alimentos que también son ricos en este mineral y que pueden ayudar a cubrir las necesidades nutricionales de los niños. Por ello, es muy importante conocerlos.

¿Cuáles son las necesidades de calcio que tienen los niños?

Antes de saber cuáles son los alimentos ricos en calcio que no son leche, debemos conocer las necesidades que tienen los niños para poder, así, cubrirlas. La Asociación Española de Pediatría (AEPED) explica que los bebés demandan unos 200 mg de calcio diarios, mientras que a partir del año esto aumentaría hasta los 700 mg.

A mayor edad, más calcio necesitan los niños. Con 4 años o más la cantidad superaría los 1000 mg y hasta los 18 años se llegaría al máximo de unos 1300 mg. Por lo tanto, estas cifras nos ayudarán a saber cuántos alimentos (que no son leche) deben consumir y en qué cantidades para cubrir estos requerimientos mínimos diarios. 


Alimentos ricos en calcio

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y la Clínica Universidad de Navarra (CUN) ofrecen algunos datos reveladores sobre alimentos ricos en calcio que nunca pensaríamos que lo fueran. Vamos a resumirlos a continuación mediante este breve listado ordenado de mayor a menor cantidad de este mineral:

  • Sardinas en aceite: 340 mg de calcio por 100 gramos.
  • Almendras y avellanas: 240 mg de calcio por 100 gramos.
  • Garbanzos: 145 mg de calcio por 100 gramos.
  • Dátiles: 70 mg de calcio por 100 gramos.
  • Lentejas: 56 mg de calcio por 100 gramos.

Además de todas estas opciones a la leche, la OCU también nos informa de que hay frutas que contienen calcio. Las frambuesas pueden ofrecer a los más pequeños hasta 80 mg de calcio, por lo que está claro que no solamente es la leche un alimento con mucho calcio.

Asimismo, siempre está la alternativa del yogur, un alimento que ronda casi los 200 mg de calcio y que puede contribuir a los requerimientos mínimos diarios que puedan tener los niños según su edad. Este mineral tan beneficioso no solo se encuentra en la leche como hemos visto.

¿Por qué mi hijo rechaza la leche?

Una de las razones por las que los niños suelen rechazar el consumo de leche es por su sabor. Al igual que no a todo el mundo le agrada el dulzor del chocolate o la acidez de los kiwis, lo mismo puede ocurrir con la leche. Por tanto, no pasa nada, ya que esta se encuentra en yogures, quesos y otros alimentos algo más sorprendentes como los que ahora conocemos.


Una madre dando el pecho.

Situaciones en las que no se puede dar leche a los niños

Aunque el motivo principal por la que los niños no consuman leche es por su sabor, las intolerancias alimentarias o las alergias también pueden ser otras posibles causas. En estas situaciones importa que los padres estén atentos a los síntomas que aparecen tras su consumo, pues puede que haya que descartar de la dieta la leche y sus derivados.



MÁS INFORMACIÓN