May presiona a los diputados para que reconsideren su voto al ‘brexit’ y advierte de que todo puede quedar bloqueado

La primera ministra británica, Theresa May, llega al número 10 de Downing street en Londres, Reino Unido.
EFE/ Facundo Arrizabalaga

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha insistido este lunes en que el acuerdo negociado por su Gobierno para lograr la salida de la UE es “el único posible” y ha advertido de los riesgos de que haya una “parálisis” en el Parlamento, planteando incluso la posibilidad de que no haya brexit el 29 de marzo.

“Le pido a los diputados que tengan en cuenta las consecuencias de sus actos”, ha avisado May durante la visita a una fábrica, un día antes de que la Cámara de los Comunes se pronuncie de forma definitiva; después, en la propia Cámara, insistió en que el bloqueo es una opción posible. Este mismo lunes, de hecho, el diputado torie Gareth Johnson ha dimitido como responsable de la disciplina de voto dentro del grupo conservador por su desacuerdo con el pacto.

“Durante las últimas semanas, he intentado encajar mi labor como ‘whip’ para ayudar al Gobierno a aplicar el Tratado de Retirada con mis objeciones personales al acuerdo. He concluido que no puedo, en conciencia, apoyar la posición del Gobierno cuando está claro que el pacto irá en detrimento de nuestra nación”, ha argumentado Johnson en su carta a la primera ministra.

El diputado ha cuestionado en particular la salvaguarda (‘backstop’) incluida para la frontera irlandesa, al considerar que no establece directrices “claras” ni permite a Reino Unido actuar de forma “unilateral” una vez consumada la ruptura definitiva con la UE. En este sentido, ha advertido del riesgo de que haya regulaciones diversas en los distintos territorios británicos.

“Les digo a los miembros de esta cámara que, con independencia de lo que hayan concluido hasta ahora, le den una segunda mirada a este acuerdo en las próximas 24 horas”, dijo May a los diputados, ante quienes recalcó que los “libros de historia” juzgarán la decisión que tome el Parlamento. Medios británicos calculan que más de cien diputados “tories” pueden votar este martes en contra del documento, junto con el DUP y las formaciones de la oposición.

Cruce de cartas con la UE

La ‘premier’ británica, que ha intensificado sus contactos con la UE en busca de nuevas garantías que permitan calmar las suspicacias de los diputados, principalmente en torno a la hipotética salvaguarda contemplada para la frontera irlandesa, encara sin garantías la votación del martes. Ahora cree que un bloqueo de todo el proceso de divorcio es más probable que una salida sin acuerdo el próximo 29 de marzo.

May ha recordado a los distintos partidos que el Parlamento votó “abrumadoramente” a favor de activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa -inicio formal del proceso- hace casi dos años. Ha descartado, en cualquier caso, prorrogar los plazos para ganar tiempo o celebrar un segundo referéndum, dos de las hipótesis barajadas en las últimas semanas ante la falta de consenso.

El Gobierno británico y las principales autoridades europeas se han cruzado este lunes sendas cartas en las que, según May, se incluyen “nuevas y valiosas aclaraciones y garantías” por parte de la Unión Europea, entre ellas el compromiso para negociar “rápidamente” y evitar la hipotética aplicación del plan de emergencia para Irlanda del Norte.

May ha explicado que hay un “compromiso” en Bruselas para comenzar a trabajar en la relación futura “cuanto antes”, inmediatamente después que el Parlamento británico ratifique el Tratado de Retirada. No obstante, también ha reconocido que la parte europea es reacia a poner un plazo límite al ‘backstop’ -la salvaguarda en jerga comunitaria- en caso de que llegue a aplicarse.

Corbyn: “Todo sigue igual”

Por su parte, el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, ha asegurado que May no ha conseguido “cambiar nada” del acuerdo del brexit y ha restado valor a las “aclaraciones” hechas por los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk.
 
Para el líder izquierdista, la misiva firmada por ambos mandatarios europeos “no da las garantía legales” que la Cámara de los Comunes reclama y se reduce a “calurosas palabras y aspiraciones”. Para Corbyn todo sigue igual “desde hace un mes”, cuando May retrasó, “de manera vergonzosa”, la votación del “brexit”. Según el laborista, May “ha fracasado” y le advirtió de que no hay más “tiempo de juegos” para su “caótico” Gobierno.

“Está claro que, si el acuerdo de la primera ministra es rechazado, es hora de elecciones generales, es hora para un nuevo Gobierno“, incidió Corbyn. Una reclamación que ha reiterado en los últimos meses, pero que el Ejecutivo, por el momento, se niega a contemplar y que, a juicio de May, no la plantea el laborismo por “interés nacional”, sino por su interés partidista.

Por último, más de 130 eurodiputados de distintas fuerzas políticas y nacionalidades han firmado ya una carta promovida por el socialista austríaco Josef Weidenholzer en la que piden a los británicos “reconsiderar” la decisión de abandonar la Unión Europea, al tiempo de que les advierte de que un brexit sin acuerdo sería un “desastre”.

“Salir (de la UE) sin un acuerdo sería un desastre para todo el mundo implicado, tanto ciudadanos británicos como europeos. Celebraríamos calurosamente cualquier decisión británica de permanecer en la UE y trabajaríamos con vosotros para reformar y mejorar la UE“, dice la misiva a la que en apenas un par de días se han sumado más de 135 eurodiputados.

MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook