Más de 1,7 millones de niños mueren por causas medioambientales, dice la OMS


Más de 1,7 millones de niños menores de cinco abriles mueren al año por enfermedades provocadas por la contaminación del melodía, las deficiencias en el suministro de agua, la exposición a productos químicos y la error de sanidad e higiene, denunció este lunes la Estructura Mundial de la Salubridad (OMS).

La agencia de la ONU presentó hoy dos estudios “Heredando un mundo sostenible: Atlas sobre la lozanía de los niños y el medio animación” y “No contamines mi futuro“, que abordan la relación entre la lozanía de los más pequeños y el entorno que los rodea.

La Estructura Mundial de la Salubridad quiere con estos informes transmitir el mensaje de que la reducción de los factores ambientales de aventura podría evitar estas muertes.

“Un entorno contaminado es un entorno mortífero para los niños”, dijo la directora caudillo de la OMS, Margaret Chan.

Un entorno contaminado es un entorno mortífero para los niños Recordó que los menores de cinco abriles son especialmente vulnerables a las amenazas del entorno que les rodea porque sus órganos y su sistema inmunológico están en explicación.

Las infecciones respiratorias (32 %), los distintos tipos de diarreas (22 %), las afecciones neonatales (15 %) y las enfermedades transmitidas por vectores o parásitos (12 %) son las principales causas de los fallecimientos causados por factores medioambientales.

Según uno de los informes, al menos 570.000 niños mueren anualmente por enfermedades respiratorias, la gran mayoría por casos de pulmonía, provocada y agravada por la contaminación del melodía, tanto fuera como en el interior del domicilio privado.

“El uso de combustibles como el carbón o estiércol principalmente para tareas domésticas es aún una praxis popular entre la fracción de la población mundial”, recordó en rueda de prensa la directora del Sección de Salubridad Pública de la OMS, Maria Neira.

Asimismo, la polución del melodía y la exposición al humo como fumador pasivo aumentan el aventura de padecer patologías cardíacas, derrames cerebrales, cáncer o enfermedades respiratorias crónicas, como el asma.

Asma por contaminación

El estudio prueba que un 44 % de los casos de asma en niños mayores de cinco abriles es una consecuencia directa de la contaminación atmosférica.

Pese al descenso del número total de muertes infantiles por enfermedades diarreicas en los últimos abriles, estas afecciones del tracto digestivo se cobran la vida de 360.000 niños cada año, como resultado de un comunicación constreñido a agua potable y saneamiento e higiene inadecuados.

Por otro flanco, 270.000 menores de cinco abriles no superan el primer mes de vida por afecciones neonatales que se podrían evitar con una restablecimiento de los servicios sanitarios.

La estructura recordó que las exposiciones a agentes medioambientales empiezan en la vida intrauterina y pueden tener bienes para toda la vida.

En este sentido, son especialmente peligrosos para los cerebros en explicación de los bebés los metales pesados como el mercurio o el plomo, afirmó la científica Annette Prüss-Ustün.

un 44 % de los casos de asma en niños mayores de cinco abriles es una consecuencia directa de la contaminación atmosférica Por otro flanco, los informes revelan que 200.000 casos de asesinato de niño por paludismo podrían evitarse gracias a la reducción de criaderos de mosquitos, que transmiten el virus de la malaria, con la distribución de mosquiteras y cubriendo los recipientes de agua de los domicilios.

Encima la OMS recalcó que, cada año, 200.000 menores de cinco abriles pierden la vida por falta de caídas, accidentes de tráfico, envenenamientos por varias substancias, incendios o por ahogamiento.

Los datos presentados hoy muestran que más de la fracción de las infecciones respiratorias de las vías bajas y de las enfermedades diarreicas son causadas por factores ambientales, mientras en el caso de la malaria la proporción es del 42 %.

La mayoría de los fallecimientos por causados por factores medioambientales se producen en los países en vías de explicación, donde, por ejemplo, la polución ambiental causa más de la fracción las infecciones respiratorias de las vías bajas en los más pequeños.

En los estados con rentas más altas, en donde la contaminación tiende a ser inferior, solo el 13% de las infecciones respiratorias tienen una relación directa con la polución ambiental.

Otro hacedor de aventura es, según la OMS, la proximidad de desechos peligrosos, un problema especialmente espinoso en África subsahariana y que expone a los niños a toxinas que pueden disminuir sus funciones cerebrales, causar pasivo de atención, daños pulmonares o cáncer.

Esta es una tendencia preocupante para la OMS, que prevé que la producción de residuos eléctricos y electrónicos aumente y llegue a la signo de 50 toneladas métricas en 2018, lo que supone un aumento del 19 % en comparación con 2014.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook