Marcada distancia entre microempresas y el financiamiento


A pesar de que Panamá tiene un sistema financiero robusto, para el empresario incipiente  es crítico encontrar el capital que necesita para arrancar un pequeño negocio. Parte importante de este sector no tiene garantías, tampoco planes de negocio detallados o estudios de mercadeo y demanda.

Aún así, juegan un papel esencial en la economía panameña. Se estima que en el país hay 43 mil 328 microempresas.

De acuerdo con el índice de inclusión financiera, que tomó como muestra a 55 países a nivel mundial, Panamá obtuvo un puntaje de 45 sobre 100, lo que supone que aún falta políticas públicas destinadas a facilitar el acceso al microfinanciamiento.

Para aprobar un microcrédito, por lo general, la banca tradicional exige en su mayoría formalidad, al menos dos años de declaración de renta y estados financieros auditados.

A julio de 2019, el sistema bancario reporta que las microempresas manejan un saldo en sus créditos de $3 mil 134 millones, según las estadísticas de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), pero “es un sector productivo al que hay que apoyar más”, reconoce Daniel Oblitas, gerente general de Microserfin, entidad financiera que tiene operaciones en Colombia, Chile, Perú y República Dominicana.

“Se trata de una población que, en muchas ocasiones, no tiene acceso a instituciones financieras porque tienen un nivel de ingresos relativamente bajo y no califican como clientes para la banca tradicional”, describe Oblitas.

También existen otros obstáculos, principalmente vinculados a la ejecución de los planes de negocio. Un portavoz del Banco Delta asegura que algunas veces, luego de realizar la evaluación socioeconómica, se detecta que el negocio no puede enfrentar una obligación.

Según la Organización Internacional de Trabajo (OIT), la indiferencia en políticas públicas que ayuden al emprendimiento a  desarrollarse, el poco apoyo financiero, así como las condiciones de subsistencia de las micro y pequeñas empresas dan paso a la informalidad.

En Panamá, 555 mil 450 personas trabajan por cuenta propia, es decir, 29% de la población ocupada, de acuerdo con datos de la Contraloría General de la República. El país no es una excepción a la regla.

La OIT destacó en un reporte de octubre de este año que el empleo independiente, las microempresas y las pequeñas empresas representan el 70% del empleo total, por lo que son quienes más empleo generan según datos recopilados en 99 países.



MÁS INFORMACIÓN