los testimonios de ucranianas violadas por soldados rusos

Las autoridades ucranianas han denunciado este domingo que las tropas rusas que participan en la invasión del país desde finales del pasado mes de febrero están cometiendo violaciones contra la población civil.

La organización Charity Human Rights Watch (HRW) reveló que ha descubierto evidencia de “violencia y crueldad deliberada e indescriptible” contra civiles ucranianos, y dijo que estos deben ser investigados como crímenes de guerra.

Una mujer ucraniana contó a Human Rights Watch su terrible experiencia tras haber sido violada repetidamente a punta de pistola por un soldado ruso. La mujer, de 31 años, identificada como Olha (no es su nombre real), dijo a HRW que fue atacada después de que las tropas rusas llegaran a Malaya Rohan, un pueblo en la región de Járkov.

Olha, que tiene un hijo de cinco años, fue llevada por un soldado ruso a un aula en la escuela donde ella y su familia se refugiaban. El militar ruso le dijo que tenía 20 años de edad.

“Me dijo que le practicara sexo oral. Todo el tiempo sostuvo el arma cerca de mi sien o me la puso en la cara”

“Me dijo que le practicara sexo oral. Todo el tiempo sostuvo el arma cerca de mi sien o me la puso en la cara. Dos veces disparó al techo y dijo que era para darme más ‘motivación”, dijo la mujer.

Luego, el soldado la violó. “Mientras me vestía, el soldado me dijo que era ruso, cómo se llamaba y que tenía 20 años. Dijo que le recordaba a una chica con la que había ido al colegio”, dijo Olha.


Cuando ella se negó a ir a por sus posesiones para quedarse con él en el aula, el soldado le puso un cuchillo en el cuello y la violó nuevamente, dijo la mujer. También la golpeó varias veces en la cara.

Olha, que pudo huir a Járkov y buscar atención médica, ahora planea presentar un informe ante la oficina del fiscal de Ucrania, dijo HRW. Hugh Williamson, director de Europa y Asia Central de esta organización benéfica, dijo: “Los casos que documentamos equivalen a una crueldad y violencia indecibles y deliberadas contra los civiles ucranianos”.

“La violación, el asesinato y otros actos violentos contra personas bajo la custodia de las fuerzas rusas deben investigarse como crímenes de guerra”, añadió Williamson.

Además, otro vecino de Mala Rohan describió un relato muy similar: una mujer de 27 años con una hija de cinco años que fue violada por un soldado ruso adolescente.

El hombre de 55 años, llamado Sergei, dijo: “El soldado que lo hizo era un joven de 19 años. Su nombre era Vladimir. Había estado bebiendo todo el día antes de violar a la pobre chica. Estaba fuera de control”.

MÁS INFORMACIÓN