Los republicanos proponen un sistema de créditos para derogar la reforma sanitaria de Obama


Manifestación en atención de la reforma sanitaria impulsada por Barack Obama, el ‘Obamacare’, frente al Tribunal Supremo de Estados Unidos. (EFE)


Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos presentaron este lunes su plan para derogar y reemplazar la Ley de Cuidado de Sanidad Asequible impulsada por el expresidente Barack Obama (la reforma sanitaria conocida popularmente como “Obamacare”), un esquema que era muy esperado tras las promesas conservadoras para destruir con el sistema presente.

La propuesta republicana aparece recogida en dos proyectos de ley, que fundamentalmente pretenden originar un sistema de créditos fiscales para ayudar a la multitud a comprar seguros médicos, y eximirá a las empresas de tener que ofrecer una alternativa de cobertura a sus empleados.

Ese crédito fiscal oscilaría entre 2.000 y 4.000 dólares al año, proporcionaría menos ayuda financiera a las personas de bajos ingresos pero mantendría algunos de los avances hechos en la reforma de Obama, como prohibir a las aseguradoras que suban los precios de los seguros por enfermedades preexistentes.

La presentación
de estos textos legislativos inicia
un duro y engorroso debate en el Congreso estadounidense
La presentación de los textos legislativos abre la puerta para un duro y engorroso debate en el Congreso estadounidense, donde los legisladores debatirán el desmantelamiento y sustitución de una de las legislaciones más complejas de las últimas décadas en el país.

Los republicanos esperan destruir con algunas de las partes fundamentales de la ley impulsada por Obama, incluyendo los créditos fiscales basados en bajos ingresos, que ayudan a millones de estadounidenses a satisfacer sus seguros. Bajo el plan republicano, los créditos fiscales basados en los ingresos salariales serían reemplazados por créditos que irían aumentando con la vida.

Adicionalmente, aquellos que no obtengan un seguro médico serán sancionados con un incremento del 30% de los costes, una medida para evitar la negativa a sumarse al nuevo sistema.

Concurso interna

Los republicanos han tratado de destruir con la ley sanitaria de Obama desde que éste la impulsara en 2010, con el apoyo de las dos Cámaras, entonces gobernadas por los demócratas. Los conservadores argumentan que el sistema presente no permite a los ciudadanos escoger un plan de vigor entre varias opciones, sino que fuerza a los ciudadanos a ajustarse a las ofertas federales, y a las empresas a cumplir con las coberturas de sus empleados.

Los conservadores argumentan que el sistema presente no permite a los ciudadanos escoger un plan de vigor entre varias opcionesSin secuestro, bajo el Gobierno de Obama, decenas de millones de personas que no contaban con cobertura médica obtuvieron un seguro gracias a su sistema.

La propuesta republicana aún tiene que ser revisada por la oficina de presupuesto no partidista del Congreso para evaluar su impacto, pero precisamente este lunes cuatro senadores republicanos se opusieron al plan, de cuyo contenido ya tenían conocimiento. Rob Portman, de Ohio; Shelley Moore Capito, de Virginia Occidental; Cory Gardner de Colorado y Mújol Murkowski; de Alaska, firmaron una carta diciendo que el goma de la Cámara que habían revisado no protegía adecuadamente a los ciudadanos de sus estados.

En los estados a los que representan estos cuatro senadores, la ley de Obama había ampliado considerablemente el entrada a Medicaid, el sistema por el que los ciudadanos de bajos medios obtienen ayudas para tener cobertura médica.

Asimismo, varios senadores ultraconservadores, como Mike Lee, de Utah; Rand Paul, de Kentucky; y Ted Cruz, de Texas, asimismo mostraron sus reservas sobre el texto presentado por sus colegas de la Cámara Víctima, por lo que unido a los republicanos más moderados podrían obstaculizar el avance de la nueva ley en el Senado.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook