Los ingresos por la lucha contra el fraude fiscal bajaron un 5% en 2016, a 14.883 millones


Varios billetes. (WIKIPEDIA)


La recaudación por actuaciones de lucha contra el fraude se situó en 14.883 millones de euros el pasado año, un 5% menos que en 2015, debido a que en ese ejercicio se contabilizaron ingresos extraordinarios, según la Agencia Tributaria (Aeat).

El director general de la Agencia, Santiago Menéndez, ha explicado este martes, durante la presentación de los resultados de control tributario de 2016, que en 2015 -un año que marcó un récord histórico en recaudación- se ingresaron 2.709 millones en concepto de expedientes singulares de minoración de devoluciones.

Estos expedientes singulares, ha detallado, pueden ser actuaciones habituales que en un ejercicio recaudan más o actuaciones puntuales que, en cualquier caso, desvirtúan la comparación.

Una vez eliminado este efecto, ha añadido, la recaudación crece 1.928 millones, un 14,9%.

Cumplir compromisos con Bruselas

Según Menéndez, este incremento permite cumplir los compromisos de refuerzo de lucha contra el fraude comprometidos con Bruselas de 1.000 millones adicionales según el plan presupuestario y roza los 2.000 millones planteados por el Gobierno -1.000 millones del plan y otros 1.000 millones apuntados en una comunicación posterior-.

Del total recaudado en 2016, 14.379 millones correspondieron a la prevención y lucha contra el fraude, un 5,3 % menos que en 2015, por el efecto de los expedientes singulares de ese año. De ellos, 9.533 millones procedieron de actuaciones de control y 4.846 millones de minoración de devoluciones solicitadas por los contribuyentes.

La Agencia Tributaria ingresó además 504 millones por declaraciones fuera de plazo sin requerimiento previo por parte de la Aeat.

El director general ha subrayado los “esfuerzos realizados” tanto por el personal de la Agencia como en la propia legislación para reducir la deuda pendiente de cobro, que el pasado año bajó casi un 7%, hasta 45.849 millones de euros. Este segundo año consecutivo a la baja constituye “un cambio de tendencia”, que se apoya además en el hecho de que descendieran tanto las deudas pendientes en periodo voluntario –un 5,82%– como las que se encontraban en periodo ejecutivo -un 7,78%-.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?