Los grandes bancos europeos obtuvieron uno de cada siete euros de sus beneficios en paraísos fiscales


Los grandes bancos europeos cosechan una buena parte de sus ganancias anuales en paraísos fiscales. En concreto, uno de cada siete euros de los beneficios que se embolsan las principales entidades financieras de Europa cada año procede de territorios con impuestos muy bajos o inexistentes, una cifra que además no se ha reducido en los últimos años. 

Según un informe publicado este lunes por EU Tax Observatory -un laboratorio de ideas adscrito a la Paris School of Economics y financiado con fondos de la UE-, entre 2014 y 2020 los 36 bancos europeos considerados sistémicos se anotaron unos 20.000 millones de euros de beneficio anual en paraísos fiscales. En la lista de países que este organismo considera paraísos fiscales se incluyen territorios como Hong Kong, las Islas Caimán, Luxemburgo, Panamá o las Islas Vírgenes Británicas. 

“Pese a que los bancos registran un 14% de sus beneficios en paraísos fiscales, el porcentaje de personal que emplean allí es solo del 4%”, destacan desde este organismo de vigilancia fiscal. Además, señalan que en los últimos siete años los márgenes de beneficios obtenidos en paraísos fiscales duplicaron los registrados en las sedes domésticas de los bancos. En paraísos fiscales el margen osciló entre el 52 y el 58% mientras que en el mercado interior estuvieron en una horquilla de entre el 20 y el 26%. 

Además, según apuntan desde este organismo de vigilancia fiscal, los bancos europeos analizados han tenido una “presencia significativa” y han hecho una “utilización estable” de los paraísos fiscales a lo largo de los últimos seis años. Una actividad que no se ha reducido desde que en 2014 la UE obligara a las entidades financieras consideradas sistémicas -aquellas cuya quiebra podría desestabilizar la economía nacional o europea- a publicar sus datos de operaciones por países.

En el caso de España, de los cinco bancos sistémicos -Bankia, Santander, BBVA, Sabadell y Caixabank- solo Santander y BBVA tienen actividad en paraísos fiscales. Unas operaciones que en comparación con el volumen de sus vecinos europeos son prácticamente testimoniales. Según el documento de EU Tax Observatory, BBVA obtuvo de media un 1,9% de sus ganancias antes de impuestos en paraísos fiscales entre 2018 y 2020, un porcentaje que en el caso del Banco Santander se quedó en el 1,3%. 

Las cifras de la banca española quedan muy lejos de las de gigantes europeos del sector como el británico HSBC, que se embolsó un 62,3% de sus ganancias antes de impuestos en paraísos fiscales -fundamentalmente en Hong Kong, donde tiene una importante actividad-, la italiana Monte dei Paschi (49,8%) o el también británico Standard Chartered (29,8%), que ocupan los primeros puestos de la lista. 

Uno de cada cinco euros de beneficio tributa por debajo del 15%

La investigación refleja también que uno de cada cuatro euros de beneficio de los grandes bancos europeos proceden de países donde la tasa de tributación efectiva es menor del 15%. Se trata de territorios que incumplirían el acuerdo impulsado por la OCDE y el G-20 suscrito por 130 países para fijar un mínimo internacional del 15% en el impuesto de sociedades.

Si estuviera en vigor el mínimo internacional del 15%, los bancos tendrían que haber pagado 602,8 millones de euros en impuestos por sus beneficios declarados en paraísos fiscales el año pasado. La amplia mayoría de este ‘déficit’ correspondería a HSBC (288,9 millones) y Barclays (211,1 millones) que en su conjunto sumarían 500 millones. En total, el EU Tax Observatory estima que entre 2014 y 2020 los bancos sistémicos europeos habrían tenido que pagar 5.909 millones de euros más en impuestos si existiera ese mínimo del 15%. 

En el caso de, España las cifras de este cálculo hipotético son mucho más modestas. En 2020, siempre de acuerdo con este estudio, BBVA y Santander se ahorraron unos 2,6 millones de euros gracias a su actividad en paraísos fiscales.

En conjunto para toda Europa, el EU Tax Observatory calcula que, de existir ese umbral mínimo del 15%, los cinco bancos españoles sistémicos tendrían que haber pagado 27 millones de euros más en impuestos el año pasado por sus beneficios fuera del país -una cifra que incluye tanto la tributación en paraísos fiscales como en otros Estados extranjeros que no cumplen esa condición-. Los países que más estarían dejando de ingresar en este concepto son el Reino Unido, con 940 millones, Francia (343), Italia (69), Alemania (49) y Suecia (27). 

Finalmente, la investigación destaca que aplicar una tasa mínima global tendría un impacto significativo en los ingresos fiscales de las haciendas internacionales y recomienda establecer un mínimo del 25% “para frenar el uso de paraísos fiscales en el sector bancario”. 

En concreto, para un impuesto mínimo del 15%, EU Tax Observatory estima que los ingresos podrían aumentar entre los 3.000 y los 5.000 millones de euros; para una del 21% entre 6.000 y 9.000 millones y para una del 25% entre 10.000 y 13.000 millones. Según la OCDE, la evasión fiscal le resta a la hacienda internacional entre 84.276 y 202.263 millones de euros al año en ingresos. 



MÁS INFORMACIÓN