Los fallos de la Corte sin publicar son obligatorios


¿Hace ruido un árbol que cae en medio de un bosque sin que nadie pueda escucharlo? ¿Es válido un fallo de inconstitucionalidad de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que no se haya publicado en la Gaceta Oficial?. Estas preguntas producen desvelo y confunden a la opinión pública. Solo que la respuesta incorrecta a la segunda puede hacerle un daño terrible al estado de derecho panameño.

La afirmación de que un fallo de la CSJ no es vinculante, si no se ha publicado en la Gaceta Oficial tiene una relación directa con dos debates judiciales de la actualidad: la negociación minera de Cobre Panamá y el caso de los pinchazos. El argumento de quienes sostienen la tesis de que los fallos de la Corte deben estar publicados para que sean de forzoso cumplimiento se sustenta en un galimatías. Esto supone que los fallos de la Corte tienen los mismos requisitos que las normas jurídicas, las cuales deben ser publicadas en la Gaceta Oficial para que sean exigibles.

En el caso de las sentencias y decisiones del pleno de la Corte, este asunto ya está resuelto. En el Capítulo IV del Título Primero, del Libro IV del Código Judicial, referente a la “Guarda de la Integridad de la Constitución”, se dice lo siguiente:

“Artículo 2568. El fallo quedará ejecutoriado tres días después de su notificación, término dentro del cual el agente del Ministerio Público o el demandante podrá pedir la aclaración de puntos oscuros de la parte resolutiva o pronunciamiento sobre puntos omitidos. De esta solicitud se dará traslado por el término de dos días y la Corte deberá decidir este recurso dentro de un plazo de diez días” .

“Artículo 2569. El fallo se publicará en la Gaceta Oficial dentro de los diez días siguientes al de su ejecutoria”.

El término operativo de estos dos artículos es el de “ejecutoria”. Este concepto se refiere a la entrada en vigencia de una decisión judicial, en otras palabras, ya es cosa juzgada. Como enuncia el artículo 2569, la publicación en la Gaceta Oficial debe ocurrir después de la ejecutoria, lo que significa que ya el fallo está vigente sin necesidad de ser publicado.

La noción fundamental que expone el Código Judicial y que es universal en los sistemas de control judicial de la constitucionalidad es que los fallos se ejecutorían cuando las partes del proceso son notificadas del mismo, y no interponen otros recursos, o estos ya se agotaron. El fallo referente a la aclaración de la inconstitucionalidad del contrato ley 9 de 1997, que fundamenta la operación de Minera Panamá, se ejecutorió cuando se le notificó a las partes de la aclaración de la sentencia, es decir, al Ministerio de Comercio e Industrias y a la empresa minera. Igualmente, debió ser notificado el Centro de Incidencia Ambiental, organización que puso la demanda de inconstitucionalidad originalmente. En ese momento, ya la decisión de la Corte Suprema de Justicia entró plenamente en vigencia, sin necesidad de publicación en la Gaceta Oficial.

Igual pasa con el fallo del 29 de enero de 2018 del pleno de la CSJ que dijo, entre otras cosas, que la admisión de una denuncia contra un diputado, por parte de ese mismo órgano, hacía las veces de una imputación. El hecho de que este fallo misteriosamente no haya sido publicado en la Gaceta Oficial no incide en forma alguna, en lo que esta decisión ya había resuelto. Esto viene a colación por el nuevo recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra la decisión del entonces magistrado juez de garantías Jerónimo Mejía, que reconoció el principio confirmado por el pleno el 29 de enero de 2018. Además de que ya hay cosa juzgada, el recurso de inconstitucionalidad que pretende anular la decisión de Mejía (y acabar con el caso de los pinchazos) es inaplicable porque la inconstitucionalidad se pide contra actos o normas jurídicas de carácter general y no contra una decisión puntual de un juez.

Esconder los fallos de la Corte o retrasar su publicación en nada afectan su vigencia ni su carácter de obligatoriedad. A diferencia del árbol que cae en el bosque sin que nadie lo escuche, los fallos de la Corte no publicados en la Gaceta Oficial sí hacen mucho ruido.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: