Los disturbios en Hong Kong obligan a la corresponsal de TVE a salir corriendo en directo

Imágenes captadas por el equipo de TVE de los disturbios en Hong Kong durante una conexión en directo de la corresponsal Mavi Doñate.
RTVE

La Policía de Hong Kong ha vuelto a recurrir, una vez más, al uso de gas lacrimógeno y espray de pimienta para dispersar a los manifestantes que salieron a la calle en el llamado ‘Día Mundial contra la Tiranía’, a pesar de que la protesta no había sido autorizada.

Estos disturbios han pillado de lleno a la corresponsal en Asia-Pacífico de TVE, Mavi Doñate, enviada especial a Hong Kong, que retransmitía en directo para la cadena pública la manifestación por las calles de la ciudad.

“No sé si podéis escuchar los disparos que está haciendo la policía en este momento”, indica la periodista al referirse al lanzamiento de gas pimienta. Segundos después, se escucha a la corresponsal de manera entrecortada mientras describe las escenas de caos que tiene a su alrededor: “Perdón, compañeros, porque estoy corriendo”, se disculpa.

“No puedo casi hablar, por los gases pica la garganta, pica la nariz“, dice, muy afectada, mientras trata de contar que los manifestantes violentos retiraron y rompieron algunos carteles conmemorativos del septuagésimo aniversario de la fundación de la República Popular China, el próximo 1 de octubre.

En Twitter, Mavi Doñate también está narrando en vivo los disturbios y destrozos en el metro y las calles de Hong Kong. “Barricadas, detenciones y gases lacrimógenos. A ratos corremos y lloramos por el picor y escozor de ojos”, explica.

“Esto del gas lacrimógeno es insufrible. Me pica hasta el alma“, indica en otro tuit en el que muestra los restos de los disparos de la Policía.

Estos enfrentamientos se producen en el decimoséptimo fin de semana consecutivo de protestas en Hong Kong y tan solo 14 horas después de que, este sábado, los organizadores de un mitin aprobado por la Policía tuvieran que terminar antes de la hora prevista por los encontronazos entre radicales y policías, que usaron cañones de agua.

En cada ocasión que la Policía ha denegado una autorización a las manifestaciones, la gente ha seguido saliendo a la calle de manera espontánea y muchas de estas protestas improvisadas han terminado con enfrentamientos entre los agentes de policía y algunos manifestantes violentos.

Las protestas, que se convirtieron en masivas en junio a raíz de una polémica propuesta de ley de extradición, se han sucedido durante más de 100 días en la región administrativa especial y han mutado hasta convertirse en un movimiento que busca una mejora de los mecanismos democráticos que la rigen y una oposición al autoritarismo de Pekín.

https://platform.twitter.com/widgets.js

MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: