Los cuartos de final de la Champions presentan grandes contrastes



La Liga de Campeones ofrece esta semana en la ida de los cuartos de final varios contrastes, enfrentando al eléctrico Manchester City con el infranqueable Atlético de Madrid, al inestable Chelsea contra el inmutable Real Madrid y duelos desequilibrados como Villarreal-Bayern y Benfica-Liverpool.

Sólo quedan cuatro países en liza (Inglaterra, España, Alemania y Portugal) pero dado que ningún cruce enfrenta a equipos del mismo país, el martes y el miércoles la pura esencia de la Copa de Europa saldrá a relucir: duelos entre culturas diferentes, entre medios y talentos dispares y entre experiencias distintas al más alto nivel.

Todos con la misma ambición, llegar a semifinales después de la vuelta la semana que viene.

“Siempre es más agradable jugar contra equipos europeos en este nivel y no contra otros a los que te enfrentas tantas veces en las competiciones domésticas”, reconoció Thomas Tuchel, entrenador del Chelsea, en una opinión que comparte Jürgen Klopp, su homólogo en Liverpool: “Lo único que no quería que nos tocara era un club inglés”.

Los dos fueron escuchados, y el mejor enfrentamiento de los cuatro enfrentará el miércoles al Chelsea, vigente campeón contra el Real Madrid, que con sus 13 trofeos es el equipo que más veces en la historia ha ganado la Champions League.

Otra de las diferencias es el abismo cultural que opone al Real Madrid, institución española propiedad de sus miles de socios y el Chelsea, club transfigurado por el cheque de un magnate.

TORBELLINO CONTRA BLOQUE

Es precisamente su todavía propietario ruso Roman Abramóvich quién le está causando problemas al club londinense, cuya actividad se ha visto estrictamente restringida por el gobierno británico, como parte de las sanciones contra varios oligarcas rusos próximos del Kremlin por la invasión rusa de Ucrania.

Obligados a apretarse el cinturón esperando la posible llegada de un nuevo propietario, los Blues mantienen su “buen humor”, aseguró Tuchel. Y el conjunto inglés sigue siendo temible, como lo demuestra el dominio total en los octavos de final contra Lille (2-0, 2-1).

A pesar de las inquietudes extradeportivas, el Chelsea tendrá una pequeña ventaja psicológica sobre el Real Madrid, después de dominarlos en semifinales el año pasado (1-1, 2-0).

El Real Madrid, por su parte, se sigue mostrando irregular en la temporada, con tropiezos como la derrota por 4-0 en el Clásico contra el Barcelona, a mediados de marzo.

Pero el equipo de Carlo Ancelotti tiene a su favor su innegable experiencia europea, el acierto de Karim Benzema, autor de un hat-trick en 17 minutos contra el PSG en octavos (0-1, 3-1) y al portero Thibault Courtois, ex del Chelsea que está en su mejor momento de forma.

El Manchester City también viajará a Madrid en la vuelta, pero será para desafiar al Atlético.

El torbellino ofensivo de Pep Guardiola tiene como reto superar el bloque defensivo de Diego Simeone, en un duelo de dos estilos opuestos.

Dos maneras de entender el fútbol pero un mismo objetivo: lograr la primera Champions League, que el City estuvo a punto de lograr en la final de mayo contra el Chelsea (0-1).

ENCUENTROS DESEQUILIBRADOS

Falta saber quien vencerá este martes entre el estético y a veces temerario estilo de los ‘Citizens’, liderados por Bernardo Silva, Ryad Mahrez y Phil Foden entre otros, o los ‘Colchoneros’ de Antoine Griezmann, descritos por el francés en clave humorística como “molestos para jugar en contra”.

Dado que los vencedores de estos dos cruces serán rivales en semifinales, podrían darse enfrentamientos 100% inglés con City-Chelsea, un derbi madrileño Real Madrid – Atlético o un duelo entre españoles e ingleses.

En la otra parte del cuadro, los partidos de cuartos de final parecen bastante más desequilibrados y parecen anunciar, salvo sorpresa, un Liverpool-Bayern en semifinales.

Los Reds de Klopp, campeones de Europa en 2019, parten como favoritos para las casas de apuestas contra el Benfica en Lisboa. “Sé que la gente dirá que somos favoritos, pero ese es el primer error que podéis cometer”, avisó sin embargo el entrenador alemán.

De igual manera, el Bayern de Múnich del insaciable Robert Lewandowski, campeón de Europa en 2020, es a priori más fuerte que el Villarreal. Pero si algo distingue al ‘Submarino amarillo’ de Unai Emery, vigente campeón de la Liga Europa, es precisamente su capacidad para desmontar los pronósticos.

Consciente de ello, Oliver Kahn, patrón del Bayern, pidió a los suyos mantener la guardia alta: “Nadie debe pensar que serán dos partidos fáciles”.



Source link