Los aliados de Trump están preocupados porque no entiende la gravedad de la pelea del juicio político


(CNN) — El presidente Donald Trump y sus allegados se han retrasado en montar una defensa viable casi una semana desde que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunció que lanzaría una investigación formal de juicio político.

Pelosi y sus diputados han señalado que trabajarán rápidamente para deponer a los jugadores clave en el escándalo de Ucrania, con la esperanza de hacer procedimientos rápidos que no se derramarán en el año electoral 2020. Pero Trump ha tardado en improvisar una respuesta, convencido de que no necesita un equipo de juicio político separado y confiado en su propia capacidad para contrarrestar a los demócratas, dijeron a CNN múltiples fuentes cercanas a la Casa Blanca.

MIRA: ¿Por qué los demócratas recurren al juicio político de Trump?

Seis días después del anuncio de Pelosi, ahora existe una creciente preocupación entre los aliados del presidente de que no comprende las implicaciones de lo que se avecina o la rapidez con la que se mueve el tema.

Trump pasó el fin de semana hablando por teléfono con asesores y aliados, criticando al informante y a quienes le proporcionaron a la persona información relacionada con sus llamadas telefónicas con líderes extranjeros, según personas familiarizadas con las conversaciones.

También libró una batalla en Twitter, pidiendo la denuncia del informante, exigiendo que el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara, Adam Schiff, fuera interrogado por traición después de leer una versión ficticia de la llamada del presidente con Zelensky y acusando de espionaje a los funcionarios que proporcionaron información al informante.

Aparte del tuiteo ferviente, hubo señales de que la Casa Blanca dependería de sus aliados en el Congreso para defender al presidente a medida que la investigación de juicio político se calienta.

MIRA:Donald Trump no es el primer presidente de Estados Unidos en enfrentar un juicio político

Sin embargo, los límites de ese plan fueron evidentes el domingo, mientras los legisladores republicanos luchaban por justificar lo que Trump le dijo a su homólogo ucraniano durante una llamada telefónica en julio. Una denuncia de un informante sobre irregularidades alega que Trump abusó de sus poderes oficiales “para solicitar interferencia” de Ucrania en ese llamado en las próximas elecciones de 2020, y que la Casa Blanca tomó medidas para encubrirlo.

Trump ha negado haber hecho algo inapropiado, a pesar de una transcripción publicada por la Casa Blanca que muestra que presionó repetidamente al presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, para investigar al exvicepresidente Joe Biden, su potencial rival político para 2020, y a su hijo, Hunter Biden.

No hay evidencia de irregularidades por parte de Joe o Hunter Biden.

Giuliani impulsó el enfoque de Trump hacia Ucrania y los Biden.

Entrevistas difíciles

En entrevistas en programas de entrevistas dominicales, los principales aliados republicanos del presidente repitieron los puntos de discusión de la Casa Blanca, o en el caso del senador Lindsey Graham de Carolina del Sur, parecía estar leyendo directamente de un guión preparado. En una aparición en “60 Minutes” de CBS, el líder republicano de la Cámara Kevin McCarthy fue desafiado por regurgitar los puntos de discusión de la Casa Blanca, aunque negó haberlos recibido.

El representante Jim Jordan, el principal republicano en la Comisión de Supervisión de la Cámara de Representantes, y Jake Tapper de CNN entraron en un intercambio polémico este domingo en el show “State of the Union” después de que el legislador hizo afirmaciones falsas y engañosas sobre el desarrollo del drama de Ucrania.

Las apariciones de los aliados de Trump el domingo hicieron poco para calmar el furor en torno al comportamiento de Trump.

Mientras estaban frente a las cámaras sin una fuerte refutación, Trump se resistió en privado a pedir ayuda. Desestimó las conversaciones sobre la formación de un equipo de respuesta de juicio político, enfurecido por la charla de traer de vuelta a exasesores para ayudarlo a proyectar debilidad.

La semana pasada, algunos de los aliados de Trump plantearon traer a su ex gerente de campaña Corey Lewandowski para encabezar un equipo de respuesta. Los dos hombres nunca discutieron la idea directamente, y las conversaciones se desmoronaron después de que Trump se enojó porque las discusiones se hicieron públicas. Los asesores de la Casa Blanca ahora dicen que no parece probable que suceda.

Trump ha declarado en privado que no necesita más abogados, a pesar de que varias personas le han dicho en privado que su abogado personal, Rudy Giuliani, no lo está ayudando.

Otros abogados externos que defendieron a Trump durante la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de 2016, incluido Jay Sekulow, han pasado a trabajar en el juicio político. A pesar de la resistencia de Trump, al menos un funcionario de la administración admitió que era probable que se necesitaran abogados adicionales.

MIRA: ¿Qué es un juicio político, cómo funciona y quiénes toman las decisiones?

No hay sala de guerra

Sekulow dijo la semana pasada que no se está creando una sala de guerra de destitución en la Casa Blanca. El presidente se reunió el viernes con abogados de la Casa Blanca y su abogado personal para discutir una estrategia para lidiar con la investigación de juicio político de los demócratas.

Se esperaba que los asesores informaran más a Trump sobre los planes para una respuesta de juicio político en algún momento de esta semana, según los funcionarios de la administración, aunque algunos dentro de la Casa Blanca ven los últimos seis días como una oportunidad perdida para dar forma a la opinión pública al comienzo de la investigación.

Trump ha tratado de controlar el mensaje él mismo en Twitter, principalmente en estallidos de ira potenciados por los medios conservadores.

La furia ha causado algunas fracturas dentro del Partido Republicano, un problema para la Casa Blanca, que ha dependido en gran medida de los republicanos dentro del Congreso y fuera de la administración para defender a Trump, en lugar de los funcionarios de la administración.

El representante republicano Adam Kinzinger de Illinois, en respuesta al tuit de Trump citando a un pastor advirtiendo sobre una “fractura similar a la Guerra Civil”, escribió que el lenguaje era “más que repugnante”.

“He visitado naciones devastadas por la guerra civil”, escribió. “Nunca imaginé que un presidente repitiera esa cita”.

El primer asesor de Seguridad Nacional de Trump, Tom Bossert, quien fue expulsado cuando John Bolton llegó como asesor de Seguridad Nacional, fue el primer ex funcionario en romper con Trump sobre la naturaleza de su llamada con Zelensky, diciendo que estaba “profundamente perturbado” por el asunto pero advirtió que estaba “lejos de ser probado” si el presidente había amenazado con retener la ayuda militar para Ucrania condicionándola a este asunto.

Aun así, Bossert pintó un retrato de un presidente consumido por teorías de conspiración “desacreditadas” sobre Ucrania, advirtiendo una y otra vez que están equivocadas.

“En este punto, estoy profundamente frustrado con lo que él y el equipo legal están haciendo repitiéndole esa teoría desacreditada al presidente. Se le queda en la cabeza cuando la escucha una y otra vez”, dijo Bossert en “This Week” de ABC. ”

Efecto Giuliani

La frustración de Bossert con Giuliani refleja una ira creciente en la órbita de Trump hacia el ex alcalde de la ciudad de Nueva York, que operaba fuera de los límites de la administración para buscar a los funcionarios ucranianos y convencerlos de investigar a los Bidens.

Trump ha retrocedido cuando Giuliani ha enredado al secretario de Estado y otros funcionarios de la administración en el escándalo, afirmando que Mike Pompeo intervino en el asunto.

“No hice esto por mi cuenta”, dijo Giuliani en CBS el domingo. “Lo hice a pedido del Departamento de Estado, y tengo todos los mensajes de texto para probarlo. Y también tengo un agradecimiento de parte de ellos por hacer un buen trabajo. Cuando hablé con el secretario la semana pasada, dijo él era consciente de ello”.

A pesar de la profunda frustración dentro de la Casa Blanca por sus acciones, Giuliani ha sido el pilar principal en la defensa de Trump en la televisión.

Esto es, en parte, a propósito, dijeron dos personas cercanas al asunto. Debido a que Giuliani es visto como alguien que no puede ser controlado por nadie más que Trump, los funcionarios han decidido sentarse y dejarlo ir a la televisión hasta que se queme. Entonces, dijeron estas personas, los aliados del presidente que están mejor equipados intervendrán.

La pregunta es si será demasiado tarde para entonces.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: