Liz Cheney promete continuar lucha contra Trump tras derrota en Wyoming


(CNN) — La representante de Wyoming, Liz Cheney, la crítica republicana más ferviente de Donald Trump en el Congreso, prometió continuar su lucha contra el expresidente y el movimiento que niega las elecciones que lidera en un discurso el martes por la noche después de reconocer su derrota en las primarias de su partido.

Cheney perderá ante Harriet Hageman, una abogada respaldada por Trump, según una proyección de CNN.

Liz Cheney promete continuar la lucha contra Trump después de reconocer su derrota en las primarias de Wyoming

Liz Cheney

“Esta elección primaria ha terminado”, dijo Cheney en su discurso de concesión. “Pero ahora comienza el verdadero trabajo”.

Cheney, la última de los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que votaron a favor del segundo juicio político de Trump que enfrentó las urnas, ahora se convierte en la octava de ellos que no regresará a la Cámara el próximo año. La derrota de Cheney, aunque ampliamente anticipada, representa un hito significativo en la lucha más amplia por la dirección del Partido Republicano. Una vez considerada una promesa, fue expulsada del liderazgo republicano de la Cámara el año pasado por su inquebrantable oposición al expresidente y quedó rezagada en las encuestas este año mientras ayudaba a liderar la comisión selecta de la Cámara que investigaba el ataque del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos.

Aunque no hizo ningún anuncio sobre sus planes venideros, Cheney insinuó un futuro en la política electiva.

“El grande y original defensor de nuestro partido, Abraham Lincoln, fue derrotado en las elecciones para el Senado y la Cámara antes de ganar la elección más importante de todas”, dijo. “Lincoln finalmente prevaleció, salvó nuestra unión y definió nuestra obligación como estadounidenses para toda la historia”.

Con su futuro indefinido, el intento de Cheney de proyectar dignidad en la derrota fue en sí mismo una clara respuesta al comportamiento de Trump desde que perdió las elecciones de 2020.

“Ningún escaño en la Cámara, ningún cargo en este país es más importante que los principios que todos juramos proteger. Y entendí bien las posibles consecuencias políticas de cumplir con mi deber”, dijo Cheney. “Nuestra República depende de la buena voluntad de todos los candidatos a los cargos para aceptar, con honor, el resultado de las elecciones. Y esta noche, Harriet Hageman ha recibido la mayor cantidad de votos en esta primaria. Ella ganó. La llamé para reconocer la derrota”.

A pesar de sus credenciales conservadoras y pedigrí del partido, su papel como principal crítica republicana de Trump en el Capitolio la convirtió en una gran desvalida en un estado que el expresidente ganó con casi el 70% de los votos en 2020. Su perdurable popularidad allí, junto con el papel de Cheney como vicepresidenta de la comisión del 6 de enero de la Cámara de Representantes, convirtió a la congresista con un historial de tres mandatos e hija del exvicepresidente Dick Cheney en un objetivo principal de los aliados de Trump.

Cheney dijo que la democracia estadounidense enfrentaba una amenaza existencial, que “nuestra supervivencia no está garantizada”, y denunció los esfuerzos republicanos a nivel estatal para descertificar los resultados de las elecciones de 2020 y a los candidatos republicanos para las elecciones intermedias que ya han comenzado a poner en duda los votos futuros.

“Si no condenamos las conspiraciones y las mentiras, si no hacemos responsables a los que deben serlo, estaremos excusando esta conducta y se convertirá en una característica de todas las elecciones”, dijo Cheney. “Estados Unidos nunca volverá a ser el mismo”.

El control de Trump sobre el Partido Republicano se ha demostrado una y otra vez desde que se fue de Washington. Con la votación de Wyoming, Cheney se convierte en la cuarta republicana de la Cámara que votó a favor del juicio político de Trump que pierde en las primarias. Otros cuatro no se postulaban para un nuevo mandato. Los dos sobrevivientes hasta la fecha, en California y Washington, se beneficiaron del sistema primario no partidista de sus estados. Cheney no tenía ese colchón, aunque un impulso tardío para que los demócratas e independientes se registraran para las primarias republicanas podría haber suavizado un poco el recuento final.

Los principales republicanos en el Capitolio se habían unido en torno a Hageman, quien abrazó las falsas afirmaciones de fraude electoral de Trump y calificó la contienda de 2020 como “amañada”. El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, otro partidario de Hageman, dijo el lunes durante una aparición en Fox News que las elecciones en Wyoming “serán un referéndum sobre la comisión del 6 de enero”.

Harriet Hageman, respaldada por Trump, habla con sus partidarios la noche de las elecciones en Cheyenne, Wyoming.

Cheney también se refirió el martes al reciente allanamiento de la residencia de Trump en Mar-a-Lago en Florida, denunciando los esfuerzos del expresidente por sembrar la ira entre sus partidarios y poner en peligro a los agentes del FBI involucrados en el allanamiento al revelar algunos de sus nombres.

“Eso fue intencional y malicioso. Ningún estadounidense patriota debería disculpar estas amenazas o dejarse intimidar por ellas”, dijo Cheney. “Nuestra gran nación no debe ser gobernada por una turba provocada a través las redes sociales”.

Mientras Cheney emitía una terrible advertencia en Jackson, Hageman, en su mitin de victoria en Cheyenne, agradeció a Trump y a los republicanos del Congreso por su apoyo.

“Wyoming ha demostrado hoy que, si bien puede no ser fácil, podemos desalojar a los políticos atrincherados que creen que se han elevado por encima de las personas a las que se supone que representan y sirven”, dijo Hageman.

En una publicación en su propia plataforma de redes sociales, Trump se jactó de la derrota de Cheney y la calificó como “un resultado maravilloso para Estados Unidos”, antes de acusarla de “rencorosa” y “mojigata”.

“Ahora finalmente puede desaparecer en las profundidades del olvido político donde, estoy seguro, será mucho más feliz de lo que es ahora”, escribió Trump.

Sarah Palin busca regresar a Alaska

Si Cheney se ve amenazada con ser arrojada al olvido en su partido, una figura prominente de su pasado reciente espera regresar después de más de una década fuera del mapa electoral. La exgobernadora de Alaska y candidata a la vicepresidencia en 2008, Sarah Palin, cuyo ascenso fue un precursor de la era Trump en el partido, regresó a la boleta electoral el martes. En esta nueva iteración, ella es la candidata respaldada por Trump en una terna que compite para concluir el periodo del difunto representante republicano Don Young.

Palin, quien renunció como gobernadora en 2009, se enfrenta en la elección especial con Nick Begich III, el vástago republicano de la familia demócrata más famosa del estado, y la exrepresentante estatal demócrata Mary Peltola, quien fue respaldada por el independiente Al Gross después de que abandonó la carrera a pesar de llegar a los cuatro finalistas. Si ninguno de los tres candidatos activos obtiene la mayoría de los votos, la elección se decidirá con un cálculo de elección por orden de preferencia que comienza al final del mes.

Los tres contendientes de la elección especial, junto con casi otros 20 candidatos, entre los que destaca la republicana Tara Sweeney, también se postulan en una primaria simultánea que determinará los cuatro finalistas para las elecciones de noviembre que decidirán quién se quedará con el puesto en la Cámara para el próximo período completo.

La senadora republicana que votó contra Trump se enfrenta a los electores

Si bien el destino de Cheney en Wyoming ha acaparado la mayor parte de los titulares, la senadora de Alaska Lisa Murkowski, una republicana que votó para condenar a Trump durante su segundo juicio político, también enfrentaba una nueva competencia este año impulsada por su falta de lealtad al expresidente. Sin embargo, a diferencia de Cheney, Murkowski, la última de una orgullosa dinastía política en el estado, es una mejor apuesta para vencer a las fuerzas dispuestas en su contra.

Eso se debe en gran parte a la elección primaria no partidista de Alaska, que, al igual que en la contienda por la Cámara, envía a los cuatro candidatos principales a las elecciones generales, que se decidirán mediante una votación por orden de preferencia si nadie obtiene la mayoría. Ese proceso debería ayudar a Murkowski contra la retadora respaldada por Trump, Kelly Tshibaka, ex comisionada del Departamento de Administración de Alaska.

Murkowski ha disfrutado en el pasado de un amplio apoyo, más allá de las líneas partidistas, en un estado que eligió a su padre, Frank Murkowski, primero para el Senado y luego como su gobernador. Luego nombró a su hija para su puesto actual en 2002. Cuando fue derrotada en las primarias de 2010 durante la ola del Tea Party, Murkowski lanzó una campaña y derrotó al candidato republicano Joe Miller en el otoño.

Las primarias para gobernador del estado también presentan algunos nombres familiares: el gobernador republicano Mike Dunleavy y el exgobernador independiente Bill Walker, quien probablemente habría perdido ante Dunleavy en su candidatura a la reelección de 2018 si no se hubiera retirado poco antes de las elecciones y respaldado al demócrata Mark Begich.

Dunleavy, que ahora busca un segundo mandato, ganó la competencia uno a uno por menos de 10 puntos.



MÁS INFORMACIÓN