Leonardo, ex Finmeccanica, de nuevo bajo la lupa judicial



El conglomerado Finmeccanica culminó a principios de 2017 un lavado de imagen que incluyó el cambio de nombre a ‘Leonardo S.p.a’ para dejar atrás de una vez por todas su pasado ligado a la corrupción como modelo de negocio.

Con la antigua cúpula de la empresa condenada por corrupción, los nuevos dirigentes se comprometieron a romper con el juego sucio que durante años habían pervertido la forma de afianzar contratos a través de sobrecostos, sociedades offshore y coimas pagadas a políticos. Pero la empresa, acusada del intento de desvío de hasta 25 millones de dólares en coimas al entorno del expresidente panameño Ricardo Martinelli, vuelve a estar bajo la lupa judicial.

Agentes de la Guardia de Finanzas irrumpieron esta semana en las oficinas de la empresa Leonardo en Roma y en Pomigliano d’Arco (Nápoles) en busca de documentos que arrojen luz a la investigación judicial que ha visto implicados a diez dirigentes en una red de presuntas coimas que se pagaban a través de la plataforma de pagos online Google Payments y que permitía ocultar la identidad final de los beneficiarios.

El fiscal de Milán, Gaetano Ruta, ha abierto diligencias tras encontrar indicios de blanqueo de capitales, delitos fiscales y corrupción entre privados. Hay otras cuatro personas investigadas y las empresas Google Ireland y Google Payments también estarían implicadas.

Además, según las indagaciones preliminares, los directivos del grupo ex Finmeccanica habrían recibido coimas ocultas bajo forma de compensaciones extra mensuales o anuales en contratos adjudicados, regalías como carburante, bonos de compra en negocios de electrónica y otros objetos de valor como plumas o relojes de marca.

Los investigadores han señalado un verdadero sistema de comisiones ilegales que a través de la empresa de tecnología de Estados Unidos Montain View usaba sociedades offshore con sede en Panamá, Gran Bretaña e Irlanda para borrar cualquier rastro de las operaciones ilícitas. Con este ingenioso esquema se habrían manejado hasta 6 millones de euros que habrían viajado de Italia al extranjero entre 2012 y 2018.

“El sistema consentía la transferencia de sumas de dinero proveniente del fraude fiscal, obstaculizando la identificación de la proveniencia delictiva”, señala el fiscal Ruta en el acto de notificación de las investigaciones.

Estas prácticas estuvieron en pie la empresa ex Finmeccanica hasta 2018, justo un año después de que el caso de corrupción internacional en Panamá, por el presunto desvío de unos 25 millones de dólares en coimas que, según las diligencias judiciales, iban destinadas al entorno del ex presidente Martinelli, quedase finalmente impune por haber prescrito tras más de 3 años de juicio oral.

DESAVENENCIAS COMERCIALES CON PANAMÁ FUERON ZANJADAS EN 2016

Panamá y Finmeccanica zanjaron definitivamente sus desavenencias comerciales en 2016 con la entrega de un helicóptero ambulancia valorado en 8.1 millones de dólares.

Precisamente esta compensación al país fue uno de los puntos clave del acuerdo firmado entre el gobierno de Juan Carlos Varela y el conglomerado italiano en reconocimiento y retribución al sobreprecio del 10% que debía recibir la empresa comisionista Agafia Corp, según figuraba en el contrato original en parte corrupto firmado en 2010 por la administración de Ricardo Martinelli (2009-2014).

Sin embargo, en el plano judicial el caso quedó impune. Una ley aprobada en la época de Silvio Berlusconi que regula la prescripción de ciertos delitos puso fin al proceso por corrupción internacional en Panamá que sentó en el banquillo a los italianos Valter Lavitola y Paolo Pozzessere, ex director comercial de la empresa Finmeccanica.

De manera que las responsabilidades de aquellos que, según las investigaciones de los magistrados, infringieron un perjuicio millonario a Panamá con la firma por parte del gobierno de Martinelli de contratos en parte irregulares por unos $250 millones quedaron sin ser dirimidas.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: