Lenín Moreno decreta el toque de queda y la militarización de Quito

Un hombre ondea la bandera ecuatoriana mientras manifestantes se aproximan a la sede de la Contraloría General del Estado en Quito, Ecuador.
EFE

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha impuesto el toque de queda en el distrito metropolitano de Quito para contener el repunte de la violencia registrado este sábado durante las protestas contra sus planes de autoridad.

“He dispuesto el toque de queda y la militarización del (Distrito Metropolitano) de Quito”, ha hecho saber el presidente en un mensaje publicado en su cuenta oficial de Twitter.

“Son los criminales, son los Latin Kings, son los ‘correístas”, ha declarado posteriormente Moreno, en un discurso donde se ha referido a las bandas criminales ecuatorianas y a los seguidores del expresidente Rafael Correa. “Es importante que este llamado al diálogo haya sido acogido por ellos. Vamos a reestablecer el orden en el Ecuador. De esto vamos a salir juntos”.

El toque de queda ha comenzado a las 15.00 horas —las 22.00, hora peninsular española— para “facilitar la actuación de la fuerza pública frente a los intolerables desmanes de violencia”.

Al mismo tiempo, la Fiscalía de Ecuador ha advertido de que se detendrá por terrorismo a los autores de los disturbios y el vandalismo, conforme al artículo 366 del Código Penal, frente a unos actos que “tienen como fin la desestabilización política de las instituciones y de la estructura del Estado”.

Finalmente, en un último comunicado, la Presidencia ecuatoriana haa pedido a Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal que facilite “un procedimiento ágil e instalar la mesa de conversaciones entre la dirigencia de los movimientos indígenas y sociales y el Gobierno”.

Aceptan inicar un diálogo

Esta decisión tiene lugar después de que el Gobierno ecuatoriano y la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), impulsora de las protestas, aceptaran el inicio de un diálogo para revisar esta propuesta de normativa que ha desatado uno de los disturbios más graves de la historia reciente en el territorio ecuatoriano.

Tanto la CONAIE como el presidente ecuatoriano se han comprometido a revisar el decreto 883, que eliminaba el subsidio a la gasolina, para responder al acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre una inyección de 4.200 millones de dólares para el país.

Sin embargo, este acercamiento no ha impedido los graves disturbios registrados en la capital, convertida en una “zona de guerra”, según testigos de la agencia Reuters.

Además, los servicios de transporte están paralizados, las principales vías de entrada al aeropuerto de la capital se encuentran bloqueadas y un grupo de manifestantes han intentado entrar en la sede de la Contraloría (la Fiscalía General) del país, según informa Ecuavisa. La dirigencia indígena ha asegurado, de acuerdo con este medio, que “no tiene nada que ver” con este asalto.

El asalto, según la ministra de Gobierno, María Paula Romo, se ha saldado con una treintena de detenidos, “que estaban apostados contra la terraza del edificio”.

Los disturbios han llegado hasta la mina de cobre Mirador, la más grande a cielo abierto de Ecuador y de propiedad china, que ha anunciado este sábado la restricción temporal de sus operaciones como medida de precaución para proteger a sus trabajadores en medio de los disturbios generados por los planes del gobierno.

MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: