las ‘supermanzanas’ podrían evitar 667 muertes prematuras al año


Uno de los desarrollos previstos en la ‘supermanzana’ de Gràcia.
Agencia de Ecología Urbana de Barcelona

El modelo de ‘supermanzanas’ se desarrolla en Barcelona con el propósito de reducir los altos niveles de contaminación del aire y la falta de espacios verdes de la ciudad. Este modelo, que da prioridad al peatón, seguido de la bicicleta y el transporte público, es un buen ejemplo de cómo el urbanismo, el buen urbanismo, puede mejorar nuestra salud.

La propuesta inicial era crear 503 supermanzanas repartidas equitativamente por todo Barcelona. Hasta la fecha, los distritos en los que se han desplegado actuaciones diversas de reurbanización son Poblenou, Sant Antoni, Horta, Gràcia, Les Corts y Sants.

Si el proyecto de las ‘supermanzanas’ se aplicara en su totalidad, la ciudad podría evitar cada año 667 muertes prematuras, la mayoría debido a la disminución de los niveles de contaminación atmosférica (NO2), seguido de la reducción del ruido del tráfico y de la mitigación de los efectos de la isla de calor. Son algunas de las conclusiones de un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), que se ha publicado en Environment International y del que da cuenta SINC.

Siguiendo la metodología propia de un estudio de impacto en salud (HIA, por sus siglas en inglés), el equipo científico realizó un cálculo estadístico para cuantificar los cambios que la creación de las 503 ‘supermanzanas’ produciría en los niveles de contaminación atmosférica (NO2), ruido procedente del tráfico, actividad física, superficie de espacios verdes y temperaturas de la ciudad.

Posteriormente, combinaron las evidencias científicas disponibles sobre la relación entre cada uno de estos cinco factores y la mortalidad con los datos actuales de exposición a cada uno de ellos y de muertes por causas naturales en Barcelona. Las estimaciones resultantes indican que el proyecto original de las ‘supermanzanas’ podría prevenir 667 muertes prematuras al año, aumentar la esperanza de vida en casi 200 días de media por persona y permitir un ahorro económico anual de 1,7 mil millones de euros.

Los beneficios más notables para la salud provendrían de la reducción de los niveles de contaminación del aire –291 muertes prematuras evitables anuales–, seguido del ruido del tráfico y la mitigación de los efectos de la isla de calor –163 y 117 muertes prematuras prevenidas, respectivamente.

De una planificación centrada en el coche a una de personas

Con la implementación del proyecto en su integridad, los niveles medios anuales de contaminación atmosférica por NO2 se reducirían un 24% ­—de los 47 ug/m3 actuales se pasaría 36 ug/m3, cumpliendo así con las recomendaciones de la OMS de un máximo de 40 ug/m3— y los niveles de ruido de tráfico disminuirían un 5,4% ­—de 54 db a 51 db.

Asimismo, el transporte privado motorizado se reduciría considerablemente y, de los casi 1.190.000 viajes que se producen cada día entre semana en la actualidad, se estima que cerca de 230.000 se pasarían a realizar en transporte público y activo (en bicicleta o a pie). El estudio estima que este cambio en los modos de transporte supondría un aumento en la actividad física que resultaría en 36 muertes prematuras evitadas.

En cuanto a espacios verdes, pese a no contar con los datos suficientes para cuantificar los beneficios en toda la ciudad, sí se estimó que solo en el Eixample el incremento de vegetación esperado permitiría evitar 60 muertes prevenibles al año. Los espacios verdes son de especial importancia para la salud urbana, sobre todo en lugares como Barcelona, con una gran densidad de población, una escasez general de espacio y en un contexto de crisis climática.

“Los resultados deben ser tomados con cautela… pero más allá de las cifras concretas, lo que este estudio demuestra es que las intervenciones de planificación urbana y del transporte, como las supermanzanas, tienen implicaciones importantes para la salud pública”, explica a SINC Natalie Mueller, primera autora del estudio e investigadora de ISGlobal. En su opinión, “es urgente pasar de una planificación urbana centrada en el automóvil a una que sitúe a las personas en el centro”.



MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: