Las secuelas de la Covid-19 en la actividad económica


Aunque aún se debe conocer el dato de desempeño del producto interno bruto (PIB) de 2020, la mayoría de estimaciones apuntan a que la pandemia del nuevo coronavirus habrá causado una de las recesiones más profundas en la historia de Panamá.

Esto es una consecuencia directa del cierre de actividades durante buena parte de 2020, en un intento por contener la propagación del nuevo coronavirus.

El impacto de esos cierres se refleja en los principales indicadores económicos mensuales, que publica la Contraloría General de la República y que ya completaron los doce meses de 2020.

La mayor parte de los indicadores experimentaron un comportamiento negativo y en algunos casos el nivel de actividad cae a la mitad de lo que fue en 2019.

Por ejemplo, el costo de las construcciones, adiciones y reparaciones registradas en los principales municipios de Panamá fue de $509.9 millones, un 54.9% menos si se compara con los $1,130.9 millones del año anterior.

Por su parte, la producción de materiales para la construcción también experimentó una fuerte caída. En el caso del concreto premezclado, la caída fue de 69.7%.

No corrieron mejor suerte otros indicadores vinculados al comercio interno y a la movilidad. La inscripción de vehículos nuevos cayó a la mitad del año 2019, mientras que el consumo de combustible se contrajo un 35.9%.

Las restricciones de movilidad durante buena parte del año se reflejaron en los registros de los corredores y el transporte público.

En 2020, el Metro de Panamá transportó a 49.9 millones de pasajeros, un 59.3% menos que durante el ejercicio anterior.

El economista Carlos Araúz señaló que “en un año atípico, las medidas de confinamiento, cierres por sectores y limitación de movilidad agravaron en grado superlativo indicadores como el desempleo”. El analista añadió que “lo más difícil de 2020 es que nunca se tuvo claridad sobre lo que el Estado podría y debió hacer para que se vendieran más autos en 2021 y 2022 o cómo usar la ciencia para que miles de empleos y empresas no desaparecieran”.

En las actividades más vinculadas al sector externo hubo resultados dispares. El movimiento comercial en la Zona Libre de Colón cayó un 21.9% y las importaciones lo hicieron en un 37.1%. Por su parte, las exportaciones aumentaron 14.7% por el envío de minerales de cobre, mientras que el movimiento de carga y contenedores en los puertos también creció.

A medida que se levantaron las restricciones, especialmente a partir de septiembre y octubre, los resultados mensuales empezaron a mejorar respecto a la primera parte de la pandemia

Esa tendencia de recuperación se vio truncada con las nuevas restricciones del inicio de 2021, algo que se reflejará cuando se conozcan los indicadores de enero. Para el resto del año, la esperanza está puesta en la llegada de las vacunas contra la Covid-19, lo que generará confianza entre consumidores e inversionistas, comentó el economista Olmedo Estrada, quien reclamó políticas públicas para que, así como se ataca la pandemia, se enfrente el desempleo. Una de sus propuestas es ejecutar más inversiones a través de Asociaciones Público Privadas. Dada la fragilidad de las finanzas públicas, los proyectos que se necesitan serían ejecutados por la inversión privada. Esa sería una alternativa, opinó, “para sacar a Panamá del estancamiento en que está ahora mismo y que podamos controlar la pandemia en dos vías: en el tema de salud y de economía”.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: