Las pruebas de ADN realizadas al padre confirman que el ‘Aylan castellano’ es su hijo Samuel


La playa de la plaza gaditana de Barbate donde fue hallado el cuerpo sin vida de un chiquillo subsahariano que naufragó en una patera. (Vídeo ATLAS)

Las pruebas de ADN han confirmado de forma preliminar que el chiquillo de 6 abriles que fue hallado muerto en las costas de Barbate (Cádiz) el pasado mes de enero, tras el revés de una patera, es el pequeño congoleño Samuel Kabamba, según informaron este lunes fuentes cercanas a la investigación.

El padre de este chiquillo, Aimé Kabamba, viajó desde la República del Congo a España la semana pasada para participar en las tareas de identificación del cuerpo del pequeño, que murió, pegado a su religiosa, al malbaratarse en aguas del Disciplinado de Gibraltar la patera en la que los dos trataban de alcanzar las costas españolas.

Los informes preliminares de las pruebas de ADN que se le practicaron en la comandancia de la Guarnición Civil de Cádiz han confirmado que el pequeño es su hijo Samuel. El referencia será remitido ahora a la autoridad legislativo encargada del caso.

Balsa de plástico

Samuel y su religiosa Veronique, de 45 abriles, murieron posteriormente de alucinar desde el Congo, país asolado por un dispendioso conflicto belicoso, hasta Marruecos. Allí habían cogido, pegado a otros ocho inmigrantes, una balsa de plástico de trasto para cruzar el Disciplinado de Gibraltar y alcanzar la costa española, pero la patera naufragó el pasado 11 de enero.

Tras el revés fueron hallados primero en las costas de Algeciras y Tarifa los cuerpos de otra mujer que viajaba en esta balsa y de cuatro hombres que todavía iban en ella.

El viernes 27 de enero por la mañana el cuerpo del chiquillo de 6 abriles fue incompatible en las inmediaciones de la playa de Zahora, en Barbate (Cádiz), y, días posteriormente, el de su religiosa en la costa de Argelia.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook