la victoria de Jessi Owens ante la mirada de Adolf Hitler


Berlín 1936 fueron los Juegos del régimen nazi, en los que el régimen de Adolf Hitler también se impuso sobre el propio deporte, discriminando a muchos atletas por sus características raciales, bajo un disfraz de malos resultados.

Se desarrollaron durante 16 días, del 1 de agosto al 16 del mismo mes, con la particularidad que, en estos Juegos, la antorcha olímpica recorrió todo el mundo.

Fue el año del balonmano, el baloncesto y el piragüismo, que convirtieron en deportes olímpicos. Además, se construyó un recinto capaz de albergar a 110.000 espectadores para presenciar una prueba olímpica.

En el comienzo de la Guerra Civil

España se ausentó en una nueva cita olímpica, con motivo del estallido de la Guerra Civil. Ni siquiera compitió el equipo de hípica, que se encontraba en Alemania a la espera de poder participar días al comienzo de la competición.

Los cuatro oros de Jesse Owens

Lo más destacable en estos Juegos fue la precocidad de varios atletas que, a su corta edad, consiguieron colgarse una medalla, como fue el caso de la danesa Inge Sörensen, de doce años de edad, consiguió un bronce en en 200 metros braza. Llamativo es el caso de la estadounidense Marjorie Getring, que ganó un oro con 13 años en la prueba de saltos acuáticos.

Todo lo demás fue Jesse Owens con sus cuatro medallas de oro en 100 metros lisos, en salto de longitud, en 200 metros lisos y en relevos 4×100 metros. Cuatro oros que no se igualaron hasta 1984 (Carl Lewis). Hitler solo aplaudió las victorias de Alemania.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: