La subida del impuesto al diésel estará condicionada por el precio del petróleo


Primer plano de surtidores en una gasolinera.
FACONAUTO – Archivo

Las futuras subidas del impuesto al diésel dependerán de la evolución del precio del petróleo, según fuentes del Gobierno que cita el diario El País, por lo que si el precio del crudo continúa al alza como en los últimos meses, el Ejecutivo socialista será más cauto y subirá gradualmente este impuesto para equiparar la fiscalidad entre el gasóleo y la gasolina.

Esta semana, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, avanzaba que la subida del impuesto al diésel supondrá un gasto adicional de unos 3,3 euros mensuales para el consumidor que recorra 15.000 kilómetros anuales y tenga un vehículo con una antigüedad media, esto es, 38 euros por cada mil litros de combustible.

Actualmente, el impuesto al diésel está fijado en 307 euros cada mil litros. Con este incremento, la tasa quedará ubicada en 345 euros cada mil litros. El Ejecutivo de Pedro Sánchez se marcó como objetivo a principios del verano intentar equiparar la fiscalidad del gasóleo a la de la gasolina, que actualmente se encuentra en 400 euros cada mil litros. Estas subidas en el diésel se realizarán conforme a la evolución del precio del crudo.

“No hay mucha justificación que explique por qué tienen un tratamiento fiscal distinto la gasolina y el diésel, porque representan valores muy similares, y en eso también está de acuerdo la industria del automóvil”, resumía por su parte esta semana la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Sin embargo, desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), han criticado este viernes en un comunicado que esta subida del impuesto al diésel “es injusta” y “no será eficaz”, ya que “lo que debe perseguirse es el uso de los coches más contaminantes, independientemente del combustible utilizado”. Además, señalan que este incremento fiscal afectará principalmente a consumidores con vehículos más antiguos, “probablemente quienes tengan más dificultades para comprar un coche nuevo que contamine menos”, por lo que creen que se deberían fomentar las ayudas y dar más alternativas para la compra de vehículos menos contaminantes.

El precio del gasóleo en España ha ido creciendo regularmente en el último año al igual que el de la gasolina. Actualmente, el cotizado líquido cuesta 1,247 euros por litro, un 14,4% más que en el mismo periodo del año pasado.

A pesar de la subida, la media española sigue debajo de la de la Unión Europea –1,382 euros el litro según los últimos datos– debido, principalmente, a una menor fiscalidad en comparación con los vecinos comunitarios.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook