La subasta de mobiliario del hotel Ritz de París desata pasiones


Una bañera para soñar con vacaciones de lujo o una canasta estilo Luis XVI para que duerma el perro. El hotel Ritz de París sacó a subasta el martes su mobiliario e hizo feliz a los curiosos mientras los interesados dispararon los precios.

Algunos llegaron al remate por pura curiosidad y otros para llevarse alguna pieza que perteneció al hotel parisino que tuvo huéspedes tan estelares como Coco Chanel, Proust, Hemingway o la princesa Diana. Unos mil interesados asistieron al primer día de la subasta organizada por la casa Artcurial.

Entre las prendas y muebles ofrecidos expusieron cortinas y accesorios de baño, entre otras cosas de estilo. Algunos lotes alcanzaron más de tres veces el valor estimado al inicio. Las piezas más importantes fueron dos esculturas grandes estimadas en 16 mil dólares, que se vendieron por 67 mil 500 dólares a un comprador en Internet.

Una bañera del siglo XIX presentada como “la primera” del hotel Ritz, fundado en 1898, encontró un comprador por 9 mil 650 dólares, que tendrá que hacerle algunas reparaciones. Una canasta para perro “de estilo Luis XVI” conquistó a un interesado que pagó 5 mil dólares. “También está adaptada para gatos”, precisó Stéphane Aubert, uno de los comisarios de la venta.

Philipp Gertner estaba encantado. Llegó desde Berlín y pudo llevarse por mil 600 dólares dos retratos de Chopin y reproducciones del pintor francés Eugène Delacroix, para decorar uno de los lofts que alquila para eventos, sesiones de foto o películas. ¡El Ritz es realmente legendario!”, dijo a la AFP. “Yo viví en París hace casi 20 años, cuando era estudiante, claro que fui al Ritz, aunque no a dormir, pero logré colarme y entrar al Bar Hemingway”, recordó este decorador de interiores, gran lector del escritor estadounidense.

Cuenta la leyenda que en ese bar, Hemingway irrumpió armado el 25 de agosto de 1944 para “liberar personalmente” el hotel, ocupado por los nazis. Philipp Gertner planificó quedarse los cinco días que durará la subasta, hasta el próximo sábado.

El conde Paul de Senneville, compositor de música y dueño de caballos, suele no perderse las subastas de Artcurial como coleccionista de arte contemporáneo. “Aquí, esto me permite tener objetos pequeños quizás a bajo costo”, dijo. En particular, el conde buscaba vasos para su hija. Muchos de los lotes de 24 vasos con logo y copas de champán, arrancan entre 300 y 400 dólares. Además de un perchero acompañado de dos portaequipajes, que finalmente adquirió por más de mil 100 dólares.

La elegancia y prestigio del Ritz se hace sentir. Un sofá de tres plazas estilo Luis XV se vendió en más de 11 mil dólares, más de 10 veces su estimación inicial. Incluso algunas piezas cuya utilidad era incierta dejaron felices a algunos curiosos que terminaron comprando, por ejemplo, un conjunto de tres portaestandartes por 950 dólares, para “recibir delegaciones en su casa”, ironizó Stéphane Aubert.

“Los precios de base son bien bajos, es muy atractivo. No es sorprendente que se venda tan caro y tan rápido, es el Ritz, eso tiene un lado simbólico y único”, consideró Raphaelle Mattart, de 23 años, que viajó desde Lieja, en Bélgica, para vivir su primera subasta.

El Ritz es famoso por haber servido de escenario a varias películas, como Love in the Afternoon (1957), de Billy Wilder.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook