La sala cinco de COVID en el hospital Nicolás Solano es una zona de luchas y esperanzas


Fue un momento emotivo entre gritos, aplausos y lágrimas. Tras pasar más de 10 días de permanecer recluido en la sala cinco de COVID del hospital Nicolás A. Solano, Franklin Sánchez, pudo regresar con su familia.

Versión impresa

“Cuídense porque no es fácil”, dijo a Franklin a su salida, añadiendo que desde su ingreso recibió la atención de un hospital privado por parte de las enfermeras y galenos: además de agradecer a sus familiares y amigos por el apoyo incondicional.

No obstante, el personal sanitario de este hospital, ubicado en la provincia de Panamá Oeste, no siempre se puede despedir con vida a los pacientes que ingresan infestados de COVID-19.

Jazmín Agudo, jefa de Servicios de la sala cinco de COVID, admite que es triste ver a una persona joven diagnosticada con COVID-19, sin una patología crónica o una enfermedad prevalente fallecer. “Es algo impactante y en verdad si nos afecta”.

“Aquí los héroes no somos nosotros, los héroes son los pacientes que llevan una lucha por su vida; nosotros somos el instrumento que Dios ha puesto para brindarles esa salud que ellos necesitan”.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

Esta es una de las razones por las cuales Jazmín Agudo, tuvo la iniciativa de crear en la sala cinco de COVID área denominado el “Jardín de la Resiliencia”.

Se trata de un espacio en donde el equipo de salud despide al paciente y este se encuentra con sus familiares que no han visto en días o meses.

Según Agudo, este lugar tiene como objetivo darle un poquito de vida y cambiarle la imagen a la sala para que los pacientes y el personal se sientan en un ambiente natural.

VEA TAMBIÉN Desde este lunes 14 de septiembre se levanta la restricción de movilidad por sexo y quedan sin efecto los salvoconductos para circulación

El área está decorada con variedades de cactus, una planta que tienen la fuerza de sobrevivir en cualquier ambiente y con la cual se quiere enviar el mensaje de resiliencia, para poder resistir a la adversidad y continuar con la vida

Los cactus son traídos por los pacientes que regresan a su consulta con mensajes motivadores de fe y esperanza para los demás pacientes, pero también están aquellas plantas y mensajes de pacientes que salieron pero que fallecieron posteriormente.

Se cuenta con el equipo de Salud Mental liderizado por la enfermera Nilka Reyes la cual nos brinda el apoyo tanto en los pacientes como también el equipo de salud, si lo amerita en algún caso.

Esta ayuda ha sido necesaria no solo en casos de pacientes sino también al detectar alguna compañera positiva, expresó Agudo.



  • MÁS INFORMACIÓN

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    A %d blogueros les gusta esto: