“La prioridad inmediata debe ser la inversión en servicios públicos y protección social”

Podemos avisa: la prioridad debe ser la protección social de los ciudadanos europeos tras la pandemia. En eso gira su discurso la formación morada, tal como cuenta la eurodiputada y secretaria de Internacional del partido, Idoia Villanueva, a 20minutos, justo el día que se celebra en Bruselas el debate sobre el estado de la Unión.

¿Qué lecciones ha aprendido la UE con la pandemia?

Principalmente tres. Primero, que hay retos que no entienden de fronteras, y que por tanto somos interdependientes, compartimos vulnerabilidades y estamos expuestos a problemas que sobrepasan las respuestas nacionales. Segundo, que estos retos no afectan a todos de la misma manera: el impacto y la capacidad de respuesta pública depende de la fortaleza que tenga cada Estado de bienestar. Las medidas de urgencia no son suficientes para paliar años de recortes. Esto ya lo aprendimos en la anterior crisis, pero algunos han preferido olvidarlo. Por último, que la respuesta económica no puede ser como la de 2008. Los sacrificios ofrecidos por el PP en el altar de la austeridad fueron los servicios públicos (sanidad, educación…) y los derechos de los trabajadores (reforma laboral de 2012). Nos convirtieron en uno de los países con mayores tasas de pobreza de la UE, y en esas condiciones hemos tenido que hacer frente a la pandemia.

¿En qué aspectos o medidas se deben centrar los fondos de recuperación de la UE?

La prioridad inmediata debe ser la inversión en servicios públicos y protección social: tenemos que reparar los estragos de la última década, combatir las consecuencias de la pandemia y seguir conquistando derechos. En paralelo, el país debe afrontar un cambio profundo de su modelo productivo hacia uno social y ecológicamente más justo y sostenible. Pero atención, no vamos a alcanzar ese “horizonte europeo verde y digital” sin hablar aquí y ahora de cuidados, de salarios dignos, de acceso a la vivienda, de feminización de la pobreza… Para tener un futuro necesitamos tener un presente. Por último, conviene recordar que el Pacto de Estabilidad ha sido suspendido temporalmente pero podría ser reactivado, algo que sería nefasto para esta transformación.

¿Cómo queda la posición de España en la Unión después de todo?

No nos preocupa tanto el “pasaporte” sino el “destino” de las decisiones: es decir, el contenido de las políticas públicas, el objetivo, que debe ser el interés general de la ciudadanía europea, la protección social, la justicia económica… En este sentido, España sí ha defendido estos intereses en el acuerdo para el fondo de reconstrucción, y ha peleado para que los mecanismos de financiación sean notablemente diferentes a la anterior crisis: con una emisión de deuda conjunta y con un equilibrio entre transferencias directas y préstamos. Mientras tanto, el PP se ha dedicado a jugar contra los intereses de España para intentar desestabilizar al Gobierno, en un ejercicio de deslealtad e irresponsabilidad vergonzoso.

Más allá de la Covid-19, ¿qué retos se le presentan a la UE en el corto, medio y largo plazo?

La pandemia ha amplificado retos que ya estaban pendientes: crisis climática, crisis de refugio y de derechos humanos (la situación del campo de Moria es la enésima vergüenza en ese sentido), desigualdades entre países y dentro de ellos (alimentadas por la lacra de los paraísos fiscales), movimientos reaccionarios a escala internacional, degradación del Estado de Derecho en Hungría y Polonia, opacidad en la toma de decisiones, con un Parlamento Europeo prácticamente atado de manos frente al Consejo y la Comisión… La Unión tiene que mirarse al espejo y decidir hacia dónde quiere dirigirse. Es decir, en qué tipo de sociedad queremos vivir. Pero no dentro de 10 o 20 años, sino ahora. Algo tan sencillo y tan complejo como eso.

MÁS INFORMACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: