La policía descubrió que un asesino en serie brasileño fue el autor de tres brutales femicidios hace dos décadas en Miami


Roberto Wagner Fernandes
Roberto Wagner Fernandes

Un asesino en serie brasileño, que murió en 2005 en un accidente de avión, mató a tres mujeres en Florida hace 20 años, anunció este martes la policía.

Roberto Wagner Fernandes, que vivió en Miami en los años 1990 y a principios de los 2000, podría haber cometido otros asesinatos, indicó la oficina del sheriff del condado de Broward.

Creo que hay otros casos por ahí, y eso es parte de nuestra investigación en curso”, dijo el detective del condado Zachary Scott.

Su historial criminal podría haber comenzado en su país natal. La justicia brasileña acusó a Fernandes de asesinar a su esposa en 1996, pero acabó absolviéndolo. Tras aquello, se mudó a Miami, donde trabajó como auxiliar de vuelo y conductor de autobuses turísticos.

La policía identificó a Fernandes como el asesino de tres mujeres en Florida que sufrían problemas de drogadicción y se dedicaban a la prostitución.

La primera víctima fue Kimberly Dietz-Livesey, cuyo cadáver apareció en una maleta en junio de 2000. Dos meses después, el cuerpo de Sia Demas fue hallado en una bolsa de deporte. La tercera víctima, Jessica Good, murió apuñalada, y su cadáver fue encontrado en la Biscayne Bay (bahía Vizcaína) de Miami, en agosto de 2001.

Kimberly Dietz-Livesey, Sia Demas y Jessica Good (AP)
Kimberly Dietz-Livesey, Sia Demas y Jessica Good (AP)

Tras convertirse en sospechoso por la muerte de Good, Fernandes huyó en 2001 a Brasil. En ese momento la policía quiso interrogar a Fernandes, pero el país sudamericano no tiene tratado de extradición con Estados Unidos.

En 2011, los investigadores fueron capaces de relacionar ADN encontrado en el cuerpo de Good con muestras halladas en los cadáveres de Dietz-Livesey y Demas, y retomaron la caza de Fernandes.

Después de enterarse de que el sospechoso, un piloto con licencia, había muerto en un accidente de avión en 2005 mientras volaba de Brasil a Paraguay, los investigadores localizaron su tumba.

“Tuvimos que confirmar si la muerte era real o no”, dijo el sargento Nikoli Trifonov. “La gente puede fingir su muerte, especialmente después de cometer un asesinato”.

Sus restos fueron exhumados hace varios meses y las autoridades estadounidenses pudieron cotejar de forma concluyente su ADN con el de los tres asesinatos de Florida.

El comisario del condado de Broward, Gregory Tony, dijo en conferencia de prensa que la “justicia nunca caduca” aunque pasen las décadas después de un crimen no resuelto.

(Con información de AFP y AP)

SEGUIR LEYENDO:

Así escapó el argentino buscado en España por el asesinato de su hijo



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: