La Justicia francesa absuelve al exdirigente de ETA Josu Ternera de una de los dos causas abiertas contra él

El Tribunal Correccional de París ha absuelto este miércoles al histórico dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera, del cargo de pertenencia a la banda ETA entre 2011 y mediados de 2013.

En su decisión, las tres juezas que componían la sala consideran que no hay ni elementos materiales ni intencionales que demuestren que en ese período Urrutikoetxea pertenecía a la banda terrorista. 

En el juicio celebrado el pasado mes de junio, la Fiscalía pidió una pena de cinco años de cárcel contra Josu Ternera porque considera demostrado que seguía formando parte de la organización terrorista, no solo durante el periodo de acusación, entre 2011 y mediados de 2013, sino hasta que él mismo se encargó de anunciar la disolución de la banda en mayo de 2018.

Urrutikoetxea, que desde finales de junio consiguió que se aligeraran las condiciones de su control judicial al quedar liberado del brazalete electrónico y pudo trasladar su residencia de París al País Vasco francés, aseguró en ese proceso que aunque estuvo viviendo en la clandestinidad, había salido de ETA en septiembre de 2006.


La razón que dio el veterano exdirigente de 70 años ante el Tribunal Correccional de París es que consideraba que había que abandonar la lucha armada.

De acuerdo con su versión, esa misma oposición al uso de la violencia es la que explica que estuviera en Noruega entre finales de 2011 y hasta enero-febrero de 2013, junto con los etarras Iratxe Sorzábal y David Pla, para intentar negociar con el Gobierno español, que no quiso participar en conversaciones.

Una versión que no creyó la Fiscalía, que reclamó una pena de cárcel que es inferior a la de ocho años que se le impuso a Josu Ternera en rebeldía por esos mismos hechos en 2017, antes de ser capturado en los Alpes franceses en mayo de 2019.

Como es su derecho, entonces pidió que el juicio se repitiera en su presencia. Si ahora fuera condenado, no iría a la cárcel al menos de forma inmediata y podría recurrir ante el Tribunal de Apelación de París.

Tras su arresto, Urrutikoetxea también solicitó la repetición del proceso por la otra causa que tiene pendiente ante los tribunales franceses, que le valió en 2010 otra condena en rebeldía en 2010 a siete años de cárcel, de nuevo por el cargo de pertenencia a una organización terrorista entre 2002 y 2005.

Por esos hechos comparecerá los próximos 13 y 14 de septiembre ante el Tribunal de Apelación de París.

La Audiencia Nacional de Madrid lo reclama por su presunta responsabilidad en el atentado contra la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza en 1987, en la que hubo once muertos, y por la financiación de ETA a través de las “herriko tabernas”.

La Justicia francesa ha dado su visto bueno definitivo en ambos casos para su entrega a España.

MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: