La invención española crece… pero sigue detrás de países como Chipre, Estonia o Puerto Rico


La innovación en España progresa, pero la calificación de este avance depende del prisma del observador. Si solo nos enfocamos en el último año, los datos publicados este martes por la Oficina Europea de Patentes (OEP) reflejan que los ‘inventores’ españoles han solicitado más certificaciones y han recibido más licencias que en 2015. Pero si lo enfrentamos con el resto de países avanzados, se afea bastante el rostro de la investigación española.

El informe anual de la OEP contabiliza 1.558 solicitudes de patentes llegadas desde España en 2016, un 2,6% más que el año anterior. Este proceso de solicitud, explica la agencia, “se trata de una medida directa del interés explícito de las empresas de innovación por asegurar sus patentes en el mercado tecnológico europeo”. En el caso de nuestro país, el crecimiento es un hecho… pero inferior al del año pasado (3,2%).

Otra cosa, además, es que las patentes se concedan tras ser solicitudes. En esto España puede estar aún más de enhorabuena: el año pasado se patentaron oficialmente 752 novedades, casi el doble (+47,2%) que un año antes, cuando apenas se lograron 511. Es el mayor crecimiento en la concesión de licencias a nuestro países de la última década.

Los avances, sin embargo, parece insuficientes si los comparamos con la innovación en otros países avanzados. Las solicitudes de patentes crecieron, cierto. Pero España solo ocupa el puesto 17 de todo el mundo, por detrás de las otras cuatro grandes economías europeas: Alemania (25.086 patentes), Francia (10,486), Reino Unido (5.142) o Italia (4.166). Países como Estados Unidos o Japón, juegan también en una liga de división superior.

La posición española empeora aún más si emparentamos las solicitudes de patentes respecto a la población, una medida más aproximada al interés del país por la innovación. En esta ratio, España apenas ocupa el puesto 27 (con 32,1 peticiones a la OEP por cada millón de habitantes) y quedaría por detrás de países de economía más modesta como Eslovenia (57,1), Puerto Rico (53,7), Nueva Zelanda (45,6), Chipre (38,2) o Estonia (34,2).

Pero más allá de las solicitudes de patentes está el gasto que realiza el país en innovación y desarrollo, una inversión que no deja de ser la fuente de la que emanan posteriormente las peticiones de licencias. Si no hay un gasto previo, no hay certificaciones de inventos. Y en el caso de España, el peso que el I+D tiene en el PIB del país no ha dejado de caer en los últimos años.

La investigación sigue perdiendo peso en relación al PIB

Los recortes en los años más duros de la crisis han empujado a la baja el gasto en investigación en España: en 2010 suponía un 1,40% de la actividad económica del país, pero ha ido disminuyendo progresivamente hasta alcanzar el 1,22% en 2015, según el INE. Lejos de la media del 2% que se estila en la UE. Y ni siquiera el arreón en 2015 (la inversión creció un 2,7%, hasta los 13.172 millones) fue proporcional al crecimiento de la economía (3,2%).

Pero, ¿quién realiza la inversión? El INE contabiliza que más de la mitad del gasto (52,5%) corresponde a empresas privadas, mientras que las universidades y las administraciones se encargan del resto en un 28,1% y 19,1%, respectivamente.

Un esquema que encaja con el perfil de los peticionarios españoles de patentes que este martes desvela la Oficina Europea. Solo tres de los 10 mayores solicitantes en 2016 fueron organismos públicos (CSIC, Barcelona y el Servicio Andaluz de Salud), mientras que el resto, encabezados por los Laboratorios Esteve con 30 solicitudes, corresponden a empresas privadas.

Las innovaciones de la farmacéutica catalana ayudan a colocar precisamente a Cataluña como la región española que ha emitido más solicitudes a la Oficina Europea de Patentes: 547 peticiones, un 35,1% más que el año anterior. Por detrás se sitúa Madrid (321), País Vasco (209), Valencia (116) y Andalucía (103).

En todo caso, ninguna empresa u organismo español llega al nivel de invenciones de las grandes empresas mundiales. La firma que más solicitudes registró en 2016 en la Oficina Europea fue la corporación de origen holandés Philips, como 2.588 peticiones, seguida por la china Huawei (2.390) y las coreanas Samsung (2.316) y LG (2.313).

Sabías que…

  • … el mayor alza de solicitudes de patentes tecnológicas en España a lo largo de 2016 se produjo en el área energética (+46%) y que fue el sector de transporte el que acumuló más peticiones (15)?
  • … el menor número de solicitudes españolas recae en el sector de muebles y juegos (40) y la mayor caída se registra en la tecnología médica (-14,7%)?
  • … Ceuta y Melilla no solicitaron ninguna patente a la Oficina Europea el año pasado y Extremadura fue la región peninsular con menos solicitudes (2)?
  • … no hay ninguna empresa u organismo español entre las 50 mayores solicitantes de patentes en la Oficina Europea?
Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook