La FAPE reclama al grupo Hearst que permita despedirse a los trabajadores de ‘Fotogramas’


Portada del último número de la revista ‘Fotogramas’.
GRUPO HEARST

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha reclamado al grupo editor Hearst que rectifique la decisión de suprimir tres páginas del último número de la revista Fotogramas, que elaboró la redacción en Barcelona, cerrada a finales de junio.

Las tres páginas eran una carta de despedida del entonces director Toni Ulled Nadal (el tercero de los Nadal en el cargo, después de que fuera fundada en Barcelona en 1946 por Antonio Nadal-Rodó y María Fernanda Gañán) y una doble página con recuerdos de los redactores, textos que fueron retiradas de la revista justo antes de la impresión, según informaron los periodistas.

La FAPE solicita al grupo Hearst que permita que los lectores de la revista puedan leer en Fotogramas la despedida de los que hasta hace unas semanas eran sus periodistas en Barcelona, al considerar que se debe “respetar la libertad de expresión de Ulled Nadal y de los periodistas que trabajaban en la redacción de Barcelona”.

La legislación vigente establece que el director de un medio es el responsable de los contenidos, y según la FAPE, dado que en el número en cuestión, de julio, Toni Ulled seguía figurando en la mancheta como director, tanto en la versión grande como en la pequeña de la revista, la FAPE considera que “el grupo Hearst restringió el derecho a la libertad de expresión de los afectados al suprimir los contenidos autorizados por el responsable de publicarlos o no”.

El grupo Hearst decidió el pasado junio cerrar la revista en Barcelona y prescindió de ocho de las nueve personas del equipo en la capital catalana para centralizar la edición en Madrid.

El último número realizado por la redacción que dirigía Ulled salió a la venta el día 28 de junio y lleva en portada al actor José Sacristán, quien ya habló en El Hormiguero de la tristeza que le producía la situación de la plantilla de la publicación.

La empresa ofreció a la plantilla de Barcelona la alternativa de trasladarse a Madrid, pero los trabajadores rechazaron tal posibilidad por razones familiares y optaron por una indemnización.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook