La 525, el principio del fin


Acostumbrados a vivir en un país que paga los favores de campaña políticas con certificados de operaciones de transporte selectivo, libretas de lotería y titulando las invasiones de terreno nos llega el proyecto de ley 525. Este proyecto legislativo tiene la finalidad que todo aquel que se dice tener conocimientos médicos entre al sistema público de salud a atender pacientes y recibir docencia médica de posgrado por parte de la Universidad de Panamá sin hacer un examen de conocimientos básicos en medicina previamente. ¿Se ha traducido el aumento de cupos de taxi en beneficio de movilización de calidad y segura para el pueblo? ¿Ha disminuido la venta de billetes de lotería casados? ¿Disminuyeron las invasiones a los terrenos privados?

Según este anteproyecto el Ministerio de Salud debe definir los perfiles de competencias de los profesionales y técnicos de salud que puedan ingresar al sistema de salud sin el aval de las asociaciones médicas respectivas y sin criterio técnico de un ente de Educación Superior. El Minesterio de Salud (Minsa) de turno no se rige por la ciencia ni lo hará por la excelencia académica. ¿Cómo sabremos que en efecto son liebres los que entran a formarse al sistema de salud de posgrado o son gatos que nos están encaletando?

La convalidación de títulos académicos por la Universidad de Panamá solo demuestra que han elaborado un programa académico con un reconocimiento oficial por parte de los países de origen y puede ser reconocidos para todos los efectos legales dentro del territorio nacional. El Minsa no está en la capacidad de garantizar que la formación obtenida en el exterior de la república cuente con estándares de calidad en los países de procedencia. El mínimo respeto que se merece la población panameña es que los médicos internos tengan un conocimiento básico en medicina certificados por una empresa internacional imparcial que trabaja en exámenes de éste tipo desde 1915.

Dado al riesgo social de los programas de las áreas de la salud y las diferencias sustanciales identificadas en algunos otros tipos de programas académicos, se hace necesario mantener la equivalencia de la formación adquirida en el exterior comparándolas con los programas panameños y certificándolos con un examen de conocimientos básicos previo a su rol de funcionarios públicos. Hay que garantizarle a la sociedad panameña que todo aquel que ingresa al internado médico a un hospital público panameño tenga un reconocimiento de calidad para que se involucre con humildes panameños que buscan cura a sus afecciones.

Después de por lo menos 5 años de estudios de medicina en Panamá o el extranjero, lo que se espera a nivel de un internado médico en el país, es enfocar “al médico de primera línea en formación” sobre las posibles estrategias actualizadas de las patologías más prevalentes y sus alternativas terapéuticas. La esencia del posgrado clínico es capacitar al futuro médico idóneo en módulos avanzados de medicina clínica para que estén en la capacidad de resolver más del 85% de las enfermedades. El internado médico no es un servicio social y tampoco es para clases de reforzamiento de anatomía, farmacología o fisiología que se debieron haber impartido en aulas del pregrado. ¿Acaso los peloteros van a los torneos nacionales de beisbol a aprender cómo se debe ejecutar un hit and run o ya debieron haber subsanado ese tema en los torneos provinciales y en la preselección de la provincia?

Esperando que no se apruebe el anteproyecto de ley 525 y marque el inicio de un anteproyecto de ley que para que todo licenciado en Ingeniería Náutica con especialización en navegación y transporte marítimo panameño, egresado independientemente de cualquiera universidad del mundo se le realice la certificación dos años después de laborar como piloto del canal. Esperemos no salga un anteproyecto de ley que exija presentar el examen de la licencia ATPL a los pilotos de aviación panameños después de estar 2 años de copiloto de una aerolínea panameña.

El autor es cirujano general



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: