Inversionistas esperan repunte de mercado de bonos de Brasil


La paliza que ha sufrido el mercado de bonos de Brasil en las últimas semanas puede haber llegado demasiado lejos, y hay señales de que algunos inversionistas locales se están preparando para un posible repunte.

La preocupación por el aumento de los precios al consumidor, las alzas de tasas de interés del banco central, la agitación política y los posibles daños a la situación fiscal del país se combinaron para alimentar una venta masiva de bonos brasileños en agosto.

El aumento resultante de 91 puntos básicos en el rendimiento de los bonos a 10 años fue el mayor para cualquier mes desde marzo de 2020, y superó los movimientos en todos los demás mercados emergentes importantes.

Se produjo en todo el mercado de tasas de Brasil, y toda la curva de swaps se amplió notablemente durante el mes.

Sin embargo, con tantas malas noticias ya descontadas, los operadores empiezan a preguntarse si el equilibrio del riesgo se ha desplazado en la dirección opuesta.

Las inesperadas señales de progreso de los legisladores en las reformas económicas podrían contribuir a ello.

“La situación no es tan mala como se podría pensar por la acción de precios en el mercado de bonos”, dijo Viktor Szabo, inversionista de Aberdeen Asset Management Plc en Londres.

“En el lado macro, está bien. La ejecución del presupuesto sigue siendo muy buena, los datos del saldo exterior son muy buenos. El problema es que si la inflación se mantiene aquí durante uno o dos meses, se pueden ver tasas más altas. Espero que estemos viendo el tope ahora”.

El comportamiento de los derivados de divisas sugiere que ya se estarían produciendo algunas coberturas. Mantener una posición larga en el dólar ha sido a menudo una forma popular para que los inversionistas brasileños se protejan y, al mismo tiempo, mantengan una apuesta en los mercados de swaps o de bonos de que las tasas de interés bajarán.

El mes pasado fue la primera vez que los fondos locales, actuando a través de derivados en la bolsa B3, fueron compradores netos de dólares desde que el banco central brasileño comenzó su ciclo de ajuste, agregando $3,300 millones a su posición global.

“No espero otra gran venta masiva en septiembre”, dijo Luiz Alberto Basqueira, gerente de cartera de Genoa Capital en São Paulo. “Las tasas tuvieron el peor desempeño en agosto, en comparación con las acciones brasileñas y el real, y a menos que veamos un mayor deterioro en el frente fiscal, espero que las tasas se muevan más en tándem con otros activos de Brasil”.

Aunque los aumentos de las ayudas mensuales a las personas y a las familias son en gran medida un hecho —lo que significa que el gasto adicional ya está incluido en las previsiones de la mayoría de los observadores—, todavía hay un potencial alcista para el equilibrio presupuestario.

Esta semana, los legisladores lograron un inesperado progreso en materia de cambios fiscales, lo que sugiere que una agenda de reformas económicas en gran parte descartada aún podría estar vigente después de todo. Además, el déficit presupuestario del Gobierno para agosto, de 19,800 millones de reales ($3,820 millones), fue menor de lo que esperaba la mayoría de los analistas y la recaudación de impuestos de este año ha superado las estimaciones todos los meses excepto uno.



MÁS INFORMACIÓN