Inter campeón de Copa Italia tras derrotar a Juventus, intensa final, goles, Cuadrado titular | Serie A


¡Inter es campeón de Copa Italia! Y lo mereció siempre, lo trabajó y hasta lo sufrió. Pero es campeón. AL frente, una Juventus con talento pero sin fondo de armario, con Juan Guillermo Cuadrado titular y con seis goles, atípico para Italia.

Fue una victoria 2-4 en tiempo extra, que acabó marcada por el buen manejo del banquillo y los tremendos recursos de un Inter que ya suma su primera corona en la temporada… esperando a lograr también la de la Serie A.

Un riflazo de Barella apenas a los 6 minutos, una libertad asombrosa para ir acomodándose hacia adentro hasta encontrar espacio y poner la pelota el ángulo, fue un mazazo al que tardó Juventus en reaccionar.

Pasaron unos diez minutos hasta que por fin aparecieron los que debían: Dybala primero y Vlahovic después metieron sendos remates, brillantemente resueltos por Handanovic, quien además el negó un intento más a Bernardeschi y voló al cabezazo de De Ligt en la salida de un tiro de esquina. Hacía millas para ser figura.

El descanso era casi inoportuno para los de Allegri, que lo hacían bien contra un rival que pareció acomodarse a la peligrosa ventaja de un solo gol, ese espacio de confort del que saldría muy pronto.

Apenas a los 49 minutos saco Alex Sandro un violento remate al que le metió el pie, sutil, Álvaro Morata, para un empate que era al menos justo. Pero pasaría derecho pues a los 52 era Dybala el que se apuraba en el contragolpe letal que complementó con el pase a Vlahovic y, en doble intento, resolvía el goleador contra Handanovic, a quien se le desvió el balón casi sobre el área chica. La remontada se consolidaba.

Vendría entonces una salvada tremenda de Cuadrado para evitar el empate de Dzeko y la furiosa reacción de un Inter que intentó con Di Marco, Dumfries, los recién llegados. Y con ese asedio llegaría el error, el penalti a Lautaro que cambió por un golazo Calhanoglu, con un remate al ángulo, imparable.

El tiempo se agotaría con un Inter en terreno rival y la salida de Lautaro Martínez a los 90+1, pleno de desconcierto pues pudo castigar en el tiempo extra con Alexis y Perisic y Correa y todos los recursos a la mano para aprovechar el envión del empate.

Pero el tiempo le daría razón al DT y Perisic les daría el título a los suyos primero con el penalti que cambió por gol y después con un auténtico golazo, parecido al de Barrella, remate de afuera para el 4-2. Entre el minuto 99 y el 102 lo resolvió todo.

Inter celebró, se tomó fotos con el trofeo, sufrió pero mereció la victoria, mientras Juventus acabó sin armas, fundido y sin nada para salvar la temporada.



MÁS INFORMACIÓN