Intentos de Ricardo Martinelli por crear un nuevo partido no le dan fuero


Si bien en Panamá el régimen de fuero electoral penal es uno de los más generosos del mundo en favor de los políticos, esta coraza no se puede extender a los dirigentes de una corriente política hasta tanto el partido político esté legalmente constituido.

Así, de acuerdo con las normas electorales vigentes, el expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) y un grupo de sus seguidores que intentan formar un nuevo colectivo, tras el fracasado intento de retomar el control de Cambio Democrático (CD), no estarían protegidos por el fuero electoral penal.

En este sentido, para concretar las pesquisas en el caso New Business no habría amenaza de fuero, por lo que sería el fiscal a cargo del proceso el responsable de introducir la carta del consejero legal del Departamento de Estado de Estados Unidos sobre el Principio de Especialidad con respecto al expresidente Martinelli.

Fuero no cubre a Martinelli en conformación de nuevo partido

El fuero electoral penal es una garantía procesal que protege a los beneficiarios para que no puedan ser “…investigados, detenidos, arrestados o procesados en materia penal, policiva o administrativa, siempre que estas últimas involucren la imposicion de una pena privativa de la libertad, sin que medie una autorizacion expresa y previa del Tribunal Electoral”, como lo establece el Artículo 259 del Código Electoral. El fuero electoral puede ser suspendido por el Tribunal Electoral (TE) a solicitud de las autoridades investigativas o por renuncia del beneficiario.

El amplio régimen de fuero electoral penal que existe en Panamá se encuentra entre los más generosos del mundo, ya que no solo incluye a los candidatos a cargo de elección en los torneos electorales generales sino también a los aspirantes a cargos de elección interna de los partidos políticos, y se extiende a los miembros directivos de la organización, a los funcionarios electorales, e incluso a los miembros de las mesas de votación y los enlaces dentro del proceso electoral. Si se realiza un acto de investigación durante la vigencia de un fuero electoral, la causa se tendría que declarar nula.

Al fracasar el intento del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) de recuperar el control del partido Cambio Democrático —del cual fue fundador—, al ser rechazada la petición de los simpatizantes de convocar un congreso extraordinario, el expresidente y sus seguidores han optado por fundar su propio partido. Esto no le daría fuero electoral penal a ninguno de los nuevos directivos hasta que el partido no quede legalmente conformado y convoque a una elección interna. El numeral 1 del Artículo 260 del Código Electoral establece que tendrán fuero electoral penal: “…los presidentes, vicepresidentes, secretarios y subsecretarios generales de los partidos legalmente constituidos: desde la convocatoria al proceso electoral respectivo y hasta que quede ejecutoriada la última proclamación del evento”.

El 7 de enero, un grupo liderado por el expresidente solicitó la renovación de la directiva de Cambio Democrático. Tras fallar este intento, intenta fundar un nuevo colectivo. Archivo

El 7 de enero, un grupo liderado por el expresidente solicitó la renovación de la directiva de Cambio Democrático. Tras fallar este intento, intenta fundar un nuevo colectivo. Archivo

En New Business, no hay amenaza de fuero

El 16 de diciembre del pasado año, el Consejero Legal del Departamento de Estado de Estados Unidos, Thomas B. Heinemann, le comunicó a la entonces Procuradora General de la Nación Kenia Porcell, que Estados Unidos no consideraba aplicable el principio de especialidad al expresidente Martinelli y que, por lo tanto, Panamá no tenía que solicitar el consentimiento estadounidense para investigarlo por cualquier causa derivada de actos ocurridos antes de su extradición en junio de 2018.

El principio de especialidad es una restricción establecida por los tratados internacionales, y reconocida por la legislación nacional, que prohíbe que los países que solicitan en extradición a una persona por un delito, lo investiguen, enjuicien, o condenen por otro delito, salvo excepciones, dentro de las cuales está que el país que concedió la extradición manifieste su consentimiento expreso.

La comunicación del Departamento de Estado se dio a raíz de que la continuación de la investigación del caso New Business estaba en tramite de solicitud de una excepción al Principio de Especialidad. Según un informe de la exprocuradora Kenia Porcell, presentado el pasado mes de diciembre, la investigación del caso estaba muy avanzada y a la espera de diligencias relacionadas con el expresidente de la República, Ricardo Martinelli.

El nuevo procurador general de la Nación, Eduardo Ulloa, quien tomó posesión del cargo el pasado 2 de enero, indicó públicamente que le hizo llegar a los fiscales copias autenticadas de la carta firmada por el consejero legal del Departamento de Estado Thomas B. Heinemann. Públicamente el procurador Ulloa ha dicho en varias ocasiones que cada fiscal decide cómo procederá con los casos de su responsabilidad y el uso que le dará a la carta del Departamento de Estado.

La causa penal de New Business se sigue de acuerdo con las reglas del Sistema Inquisitivo Mixto, el cual concede amplias facultades a los fiscales para realizar diligencias sin necesidad de un control judicial previo. En este caso, el Ministerio Público tiene hasta el 26 de marzo para concluir con la investigación, ya que esa es la fecha en que vence la prórroga de un año otorgada a las pesquisas, y remitirlo al respectivo juzgado con una solicitud del fiscal, la que puede pedir que llame a juicio o le dé un sobreseimiento del caso.

Descontando los cinco días de Carnaval, a la investigación del caso New Business le quedan 40 días. El Ministerio Público pudiera pedir otra prórroga, sin embargo no es común que los tribunales concedan una prórroga sobre otra prórroga.

Sin la restricción del Principio de Especialidad, algunas fuentes consultadas manifestaron su temor ante la posibilidad de que el fuero electoral penal se convirtiera en una manera de agotar el término restante de la investigación, ya que el TE puede tardar semanas antes de levantarlo, esto sin tomar en cuenta que la parte afectada pueda recurrir la decisión y demorar aún más el levantamiento del fuero. Sin embargo, el fuero electoral penal no es una amaneza actual al caso New Business, ya que el Código Electoral, en los artículos 259 y 260, numeral 1, limita el fuero electoral penal a “… los partidos legalmente constituidos…”, es decir, aquellos que estén en formación no están amparados por este fuero.

Si el partido llega a completar los requisitos de inscripción y convoca a su congreso constitutivo, entonces, al ser reconocido por el TE oficialmente, sí tendrían fuero electoral penal sus altos directos al emprender procesos electorales internos.

Aunque el escenario anterior pueda estar a meses de distancia, la pasividad del Ministerio Público indicaría que hay reticencia de hacer la carrera contra el reloj para concluir el caso New Business.

(El contenido de este artículo no afirma ni presume la culpabilidad de ninguna persona por acción y omisión delictiva).



Source link