Indígenas denuncia que la selva darienita está siendo ‘socavada’



Un conflicto entre autoridades Emberá Wounaan y agrupaciones indígenas ha surgido por la tala de árboles en la selva darienita, avalada mediante permisos del Ministerio de Ambiente de la pasada administración y que aún se mantienen vigentes. Esta etnia indígena vive próxima al Parque Nacional Darién en su comarca con el mismo nombre cuyos bosques son la barrera protectora del parque.

Por un lado la Coordinadora Nacional de los Pueblos Indígenas de Panamá denunció que los bosques, “nuestra selva” en la provincia Darién “está siendo violentada, socavada y pisoteada” por el cacique Idelfonso Ají y el presidente del Congreso General Edilberto Dorigama, quienes avalan, por parte de los indígenas los permisos comunitarios para talar árboles, en conjunto con el Ministerio de Ambiente.

En un comunicado firmado por Clelia Mezúa, fundadora de la coordinadora advierte que estos líderes ganaron en unas elecciones fraudulentas y que Dorigama promovió estos aprovechamientos sostenibles como técnico de la organización internacional Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) y que posteriormente firmó contratos de venta de madera, como autoridad indígena.

Mezúa indicó que la comunidad desconoce cuánto han recibido las autoridades por la venta de madera de permisos comunitarios, que estiman que serían más de 75 mil dólares y no se ha efectuado un detalle de los gastos o inversiones para la comunidad, tampoco han visto una mejora en la calidad de vida de las comunidades y no tienen la certeza de la protección ambiental.

Por su parte, Dorigama indicó que apoyan al Ministerio de Ambiente por otorgarles permisos de aprovechamiento de madera mediante los planes de manejo forestales sostenibles. Que son un apoyo a las comunidades necesitadas y que estos permisos son instrumentos “científicamente” probados en favor de la conservación de los bosques naturales.

En otro comunicado, Dorigama cuestionó a Mezúa cuando fue presidenta del congreso por, supuestamente, tampoco rendir detalle de los informes por el aprovechamiento de la madera entre 1998 y 2000.

Una pasada investigación periodística del diario La Prensa, publicada en agosto 2018, reveló que en los bosques darienitas fueron talados unos 9 mil metros cúbicos de madera de especies en peligro de extinción entre 2017 y 2018, según el listado del Ministerio de Ambiente (MiAmbiente). Lo suficiente madera para llenar unos 300 contenedores de 20 pies.

La mayor parte de esta tala con el beneplácito del Ministerio de Ambiente y más de 142 mil hectáreas –o el equivalente al 60% de la superficie total de la provincia de Herrera– están bajo “aprovechamiento sostenible” o permisos de tala comunitaria entre Panamá este y Darién, proyectos que son cuestionados por comunidades indígenas por los daños ecológicos que causan.

La tala fue promovida en Darién por la WWF y según la versión del ministerio en una pasada entrevista, es selectiva, s dejan árboles de protección y semilleros. Sin embargo, este diario pudo conocer de múltiples irregularidades en estos proyectos comunitarios que concentran el 80% del volumen avalado. Y, pese a que en varias comunidades se talaron árboles ilegalmente, se les renovaron los permisos de tala, muchos de ellos basados en documentos que reflejan una realidad ecológica de hace más de una década.

La actual administración de la autoridad ambiental indicó que no se han otorgado nuevos permisos para aprovechamientos.



Source link