Hungría da luz verde a la detención de los solicitantes de asilo en centros cerrados


El primer ministro húngaro, el conservador nacionalista Viktor Orbán, durante una rueda de prensa. (EFE)


El Parlamento húngaro aprobó este martes por mayoría absoluta una controvertida ley que hace posible la detención en centros cerrados de todos los solicitantes de asilo hasta que se resuelva su petición.

Conforme a la nueva legislación, los demandantes de asilo solo podrán presentar sus solicitudes en “zonas de tránsito” situadas en las fronteras, donde tendrán que esperar el final de los trámites en centros habilitados para ello, según la agencia MTI.

Estas “zonas de tránsito” están situadas en la frontera con Serbia y consisten en contenedores, donde los refugiados tendrán que entregar sus peticiones y esperar el final de sus trámites y en el caso de ser rechazados, sólo tendrán la posibilidad de regresar a Serbia.

Esta legislación estará vigente sólo cuando en el país esté activo el “estado de alerta” por emigración masiva, que se aplica después de que entrara en vigor a finales de 2015; el Gobierno lo ha prolongado hasta septiembre de este año.

25 personas al día

Hungría permite que 25 personas entreguen cada día sus solicitudes de asilo en las zonas de tránsito y, después de presentar sus demandas de protección, la mayoría de ellos sigue su camino a otros países de la Unión Europea sin esperar el resultado.

La portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Cécile Pouilly, ha denunciado que esta legislación “viola las obligaciones de Hungría con respecto al derecho internacional y las normas de la Unión Europea”.

El organismo señaló que esta medida tendrá “terribles efectos psicológicos y físicos en mujeres, niños y hombres que ya han experimentado grandes sufrimientos”.

Varias ONG ya pidieron el lunes en un comunicado conjunto que los diputados no aprueben la ley, asegurando que “la propuesta es contraria a las obligaciones internacionales de Hungría”.

Menores entre 14 y 18 años

Amnistía Internacional y el Comité Helsinki, entre otras, denunciaron que la ley niega la protección infantil a los menores de entre 14 y 18 años, algo “sin precedentes en Europa”, ya que estos menores tendrían que esperar detenidos en las zonas de tránsito.

El primer ministro, contrario a la inmigración y las políticas de la UE en este asunto, aseguró hoy en el acto de graduación de guardias fronterizos que “las fronteras (de Hungría) están bajo asedio” y que la disminución del número de refugiados que llegan a las lindes magiares “es solo temporal”.

Para Orbán, “la emigración es el caballo de Troya del terrorismo” y reiteró que actualmente “centenares de miles de personas están planeando partir hacia Europa”. También criticó a la UE, al asegurar que Hungría no puede contar “con la UE y con Bruselas (en la defensa de las fronteras), ya que ellos hacen más difícil el trabajo”, sin concretar más.

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook