Hoy por hoy


La reciente demolición de una vieja e histórica estructura en la ciudad de Colón pone sobre la mesa una vez más la arbitrariedad con la que actúan ciertos funcionarios, en este caso, el alcalde de la ciudad de Colón, Alex Lee, y el diputado colonense Jairo Salazar, así como la vergonzosa inoperancia del Ministerio de Cultura, que ni siquiera se había enterado de que estos dos no dudaron un instante en arrogarse sus funciones. La acción perpetrada por estos sujetos, no solo es un acto de ignorancia supina, sino que merece ser objeto de una investigación criminal, a fin de que paguen por lo que hicieron. Y esperamos que, en la remota posibilidad de que se abra un proceso criminal, la Corte Suprema de Justicia no se ampare en la ridiculez de siempre: que no hay prueba sumaria, a menos que quieran que les lleven a sus despachos los escombros de la demolida estructura. Lo que han hecho estas dos autoridades colonenses es abiertamente una provocación a nuestro sistema judicial, pues no solo reconocen haberlo hecho, sino que han prometido que continuarán tirando estructuras en Colón, una cada semana. Está claro que vivimos en el país –no del más fuerte–, sino del ignorante con más poder.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: