Hoy por hoy


El déficit fiscal en el primer trimestre de este año ha aumentado. Los ingresos en estos primeros tres meses ($2,571.2 millones) no alcanzan para pagar los gastos del Gobierno ($3,563.2 millones), lo que significa que nos faltaron $992 millones. Frente a situaciones como esta, lo sensato sería reducir los gastos del gobierno, pero resulta que en este primer trimestre –en plena pandemia– el Gobierno gastó $262.1 millones más que en el primer trimestre de 2020, cuando apenas comenzaba la crisis. Lo más preocupante es que hubo un aumento en la planilla del Gobierno Central, renglón al que se destinaron $887.8 millones, es decir, 9.2% más que el año pasado. Es sencillamente inconcebible e inaceptable que la planilla siga aumentando en medio de esta grave crisis fiscal que seguramente el Gobierno tendrá que cubrir recurriendo a más deuda. La mala noticia es que, a este ritmo, pronto podríamos perder la calificación de riesgo, con lo cual, las condiciones de financiamiento se endurecerán, nos costará más dinero. Pero nada de esto parece preocupar a nuestros gobernantes, que siguen gastando como si no hubiese un mañana. Y quizás no lo haya, de ahí esta irresponsable conducta.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: