Hoy por hoy


Las investigaciones del caso Odebrecht culminan esta semana, luego de meses de pesquisas que probablemente terminen incompletas, dada su complejidad. Los fiscales han hecho su trabajo en un ambiente hostil, con ataques frontales mediáticos, tanto de implicados como de políticos que pretenden sepultar el caso bajo una pila de formalidades que buscan que no se llegue al fondo, que se desechen las delaciones, así como las evidencias bancarias. Pero, más allá de todo esto, ha quedado en evidencia que nuestra legislación penal está minada, hecha para que el menor error de las partes sirva para anular investigaciones completas, cuando lo que cabe son soluciones menos severas, como las correcciones. Tanto el Ministerio Público como el Órgano Judicial tienen iniciativa legislativa que podrían allanar el camino a fin de hacer menos formalistas los procesos judiciales y proporcionar mayores garantías procesales para hacer verdadera justicia. El Ministerio Público tendrá ahora que elaborar una vista fiscal de este caso. Pretende que se procese a decenas de imputados en un caso emblemático y de muy de alto perfil. Si hay mérito para llamar a juicio, el destino del proceso quedará en manos del Órgano Judicial, que tendrá en este, una de sus más duras pruebas.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: