Hoy por hoy


La inversión extranjera directa se desplomó el año pasado. En este rubro, Panamá solo pudo captar poco menos de $600 millones (una caída de más del 85%), por lo que será un enorme reto atraer inversionistas extranjeros. El Centro Nacional de Competitividad aconseja, para afrontar el desafío, promocionar el país, pero también recomienda más competitividad y preparar mejor nuestro recurso humano y fortalecer el país en materia de transparencia, institucionalidad, ética y simplificación y digitalización de trámites. Desde hace años, el país está atrasado en estas materias. Nuestra educación va de mal en peor, los trámites burocráticos son tan engorrosos, que se prestan para el soborno, como, en efecto, ocurre en municipalidades y entidades gubernamentales. La rendición de cuentas y la transparencia son, sin duda, nuestras mayores debilidades institucionales, con el agravante de que la justicia es altamente corrupta. Nuestra economía esta gravemente afectada por causa de las restricciones para combatir la pandemia. Recuperarnos no será fácil si, además, tenemos esos pesados lastres que lo impiden. Todo indica que antes de recuperarnos económicamente, tendremos que mejorarnos como país. Y ello incluye, particularmente, a nuestros gobernantes.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: