Hoy por hoy


Es una persona que se autodenomina respetuoso de la ley; que oficiosamente se constituye en el defensor del fisco nacional y el mayor generador de empleos del país; que nadie puede acusar de nada, porque automáticamente comienza a cacarear una supuesta persecución política en su contra. Pero resulta que cuando fue presidente —del país y de Cambio Democrático—, ese colectivo político no pagó la cuota obrero patronal de sus trabajadores, a la Caja de Seguro Social (CSS). Todo sucedió entre enero de 2010 y octubre de 2015, aunque ahora la responsabilidad (más no la culpa) la carga la junta directiva actual de CD, donde Martinelli ya ni siquiera milita. La CSS ha sancionado a CD por hechos que ocurrieron cuando su representante legal era Martinelli y ahora el partido debe pagar casi medio millón de dólares. Así de importante para el expresidente es la gente que trabaja para él. Esta sanción deja al descubierto la hipocresía de este sujeto, al que evidentemente le importa muy poco su entorno, salvo aquellos individuos que podrían servirle como escalones para trepar y alcanzar sus objetivos. Más allá de eso, para él solo son tontos útiles.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: