Hoy por hoy


Otro proyecto que termina en la basura: el Ministerio de Obras Públicas (MOP) ha decidido no continuar con la construcción del llamado corredor de las playas, un proyecto carretero que se adjudicó en la pasada administración. Cada gobierno viene con sus propias prioridades y con su lista de amiguitos debajo del brazo. Miran las obras en ejecución o por licitarse; quitan, ponen, añaden y listo: acomodan a los amiguitos y empieza el fiesto. No escarmientan ni un poco. ¿Cuándo el Estado panameño decidirá cuáles son sus prioridades? ¿Cuándo nuestros gobernantes se comportarán como estadistas en vez de oportunistas? ¿Cuándo actuarán como buenos padres de familia en el uso de nuestros impuestos? El proyecto carretero en cuestión, según el MOP, es inviable; los costos de la obra fueron mal calculados. Le tomó dos años calcular estos sobrecostos, mientras decenas de miles de conductores y pasajeros sufren los inconvenientes de una obra que será parada quién sabe hasta cuándo. Esta indolencia e ineptitud de nuestros políticos es intolerable. Su notoria carencia de sentido común la pagamos todos los panameños.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: