Hoy por hoy


La última novedad del flamante alcalde del distrito de San Miguelito es haberse autoasignado miles de dólares en concepto de gastos de movilización. Tal parece que el señor alcalde, que regenta los destinos de un distrito con numerosos bolsones altamente empobrecidos y presos de la delincuencia común y organizada –en plena área metropolitana– necesita desplazarse en vuelos comerciales de un barrio a otro para desbrozar las áreas verdes. Esa sería la única justificación para tal gasto en un distrito de tan solo 50 kilómetros cuadrados. Encima de que su administración es la de un perfecto incompetente, ahora hay que pagarle como si fuera el alcalde de Nueva York. Pero el señor Héctor Valdés Carrasquilla no es la única prodigiosa maravilla. Como él, hay varios otros alcaldes cleptómanos, cuatreros del dinero de los contribuyentes, que usan la figura del gasto de desplazamiento para asaltar la tesorería municipal. Pero aquí no pasa nada. Nos roban en nuestras narices, y nosotros: “¡Bien! Gracias, y ¿usted?”. Con esta pandemia, que ha empobrecido todo el país, tenemos a estos parásitos drenando recursos que podrían ser usados para salvar vidas. Pero ese dinero seguramente es para salvar su estatus y sus parkings. Así de inescrupulosas son estas sanguijuelas.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: