Hoy por hoy


Varios proyectos para prevenir, erradicar y sancionar la violencia política contra la mujer han sido presentados por diputadas, en búsqueda de protección contra ataques de todo tipo. Al leerlos, en la mayoría de los casos se podría reemplazar la palabra mujer por ciudadanos. Muchos de los ataques políticos que sufren ellas, también los padecen los ciudadanos que no son parte de un gobierno o partido. Solo hay que recordar los virulentos ataques de una de sus proponentes, al amparo de la inmunidad legislativa, con calumnias lanzadas sin sustento alguno. Son los ciudadanos en general los que necesitan protegerse de los políticos. Panamá ya tiene leyes que castigan el abuso físico, sexual y psicológico contra la mujer, que deben ser aplicadas. Lo intolerable es que en nombre de supuestos ataques de género se cometan abusos, como ya ha sucedido. No puede ser que un cuestionamiento a su desempeño público silencie a un ciudadano. Mucho de ello se esconde en esos proyectos. Ya vimos las quejas de otra de sus promotoras: glosas y caricaturas. ¿Por qué no discuten de una buena vez sobre educación sexual? Protejan las vidas de miles de niñas y adolescentes que salen embarazadas cada año. Por una vez, legislen en favor de la colectividad.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: