Hoy por hoy


El diálogo sobre el futuro de la Caja de Seguro Social (CSS) ya se instaló. Este es apenas el primer paso para analizar la situación financiera de los programas de la institución que han empezado a tener problemas con sus reservas y la larga lista de problemas que enfrenta. Este asunto es impostergable, pues de ello depende su futuro. La oportunidad creada no debe ser desperdiciada, como ocurrió con el comité de alto nivel con experiencia financiera nombrado en enero pasado, que, tras su instalación, sus miembros nunca más fueron convocados. El fracaso de los gobiernos en manejar la CSS tiene su base en el hecho de que ha sido tratada como botín político. Es hora de que los que estarán a cargo ahora de sanear esos programas consideren seriamente encontrar una fórmula que evite que los gobiernos sigan metiendo sus manos en la CSS, que, de paso, no es una entidad gubernamental, sino de los asegurados. Lo que está ocurriendo con la CSS no es algo que hay que tomar a la ligera. En este diálogo, lo que está en juego es nada menos que la estabilidad política, económica y social del país. Jugar con eso es exponerse a situaciones extremadamente peligrosas.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: