Hoy por hoy


La maleantada de la Asamblea Nacional se abre paso con sus reformas al Código Electoral. La información que hemos recibido en las últimas semanas alimenta y justifica los temores de que el narcotráfico y la delincuencia organizada tienen penetrados a los partidos políticos —en especial al PRD—, cuya dirigencia ni guarda apariencias ni sanea sus filas. Las palabras y acciones de Benicio Robinson se alinean con las del presidente de la República y las de sus colegas Raúl Pineda y Crispiano Adames, cuando dijo que “en este país no podemos seguir llamando a todo el mundo ladrón, maleante”, para concluir que si una persona ha sido condenada y cumplió su pena, “nosotros tenemos que ver cómo darle una oportunidad”. Y no se le ocurre mejor idea que recibirles dinero para sus campañas electorales. Solo hay que imaginar los favores que le deberán a esos “reformados”, muchos de los cuales, tras pagar su condena, siguen delinquiendo. Y de esos casos, requete sobran. No hay duda de que esta casta debe favores y los paga con proyectos de ley que son verdaderos insultos a los ciudadanos decentes. El país no puede seguir confiando su seguridad jurídica a personas que hacen gala de la más arrogante maleantería, que empeñan nuestro sistema electoral a cambio de mantenerse en el poder a como de lugar.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: