Hoy por hoy


El equipo que conduce la defensa del expresidente Ricardo Martinelli suele desvirtuar, minimizar, desmentir o desviar las noticias sobre su cliente, quien también practica la misma estrategia, para lo cual utiliza sus medios propagandísticos. Lo que no consideran es que en cada ocasión, los que resultan desmentidos son ellos, con lo que su credibilidad siempre está en entredicho. Es una lástima que sean tribunales extranjeros los que se tomen en serio las investigaciones por lavado de dinero y otros delitos que en Panamá muchos jueces desechan como si fueran basura. Hay más diligencia en esos procesos que en Panamá, y eso dibuja con exactitud la clase de justicia que tenemos en este país, secuestrada por sujetos que temen enfrentarse al poder político y económico o que ven en sus fallos una forma fácil de hacer dinero. Los escándalos en los que el expresidente y su familia se mencionan incluyen Brasil, Italia, Andorra, Suiza, España, Estados Unidos. Tanta mención no puede ser coincidencia ni obra de la supuesta “persecución política” que tanto cacarean. Los hechos hablan por sí solos: dinero a montón, confesiones de arrepentidos y de delatores, documentación. Pero ellos solo saben repetir trilladas quejas que algunos compran sabiendo lo que hay detrás de ellas.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: