Hoy por hoy


Las contradicciones de los políticos del patio son patéticas. En la Asamblea, impulsan un proyecto de ley claramente clientelista y politiquero. Se trata de destinar fondos de la descentralización –que deben ser invertidos en obras en las comunidades– para pagar planillas, porque aseguran que no les alcanza el dinero ni para los salarios. Pero, al mismo tiempo, están en una desenfrenada carrera por atomizar el país con nuevos corregimientos y distritos, que requieren de más y más subsidios estatales. Entonces, si no hay plata para pagar la planilla, ¿por qué insisten en crear más burocracia y más juntas comunales y alcaldías? La respuesta es sencilla: pretenden crear puestos de trabajo para su gente más allegada y mantener el modelo de corrupción de la Asamblea: planillas cashback y así llenarse los bolsillos a costa de una junta comunal o una alcaldía, para lo cual seguramente hasta intentarán postularse en 2024 a los tres puestos: diputado, alcalde o representante, a ver qué consiguen, pero antes quieren asegurarse de que les destinarán millones en esos cargos, y así poder llenar sus bolsillos a dos y tres manos. Eso es lo que buscan; nada de satisfacer las necesidades de los ciudadanos. Lo que quieren es dar rienda suelta a su voracidad.



Source link