Hoy por hoy


Dado el fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia contra una resolución del pleno del Tribunal Electoral (TE), avalada por dos magistrados a favor de una persona que hace todo lo que puede para evitar que la justicia tenga alcance sobre ella, se ha manchado la reputación de la máxima autoridad en materia electoral, principal garante de la democracia. Heriberto Araúz y Alfredo Juncá mantuvieron el fuero electoral de un expresidente de la República en razón de un inexistente principio de especialidad, materia esta que, además, escapa de la esfera electoral. El pleno de la Corte, con excepción de tres conspicuos personajes que casi siempre lo apoyan, le dio la razón a la jueza administrativa electoral despreciada por Araúz y Juncá y que sí se atrevió a despojar al aforado de sus privilegios. Sirva este fallo para corregir rumbo y respetar el espíritu de la ley, sin privilegiar a nadie, en especial en un ramo tan importante para la estabilidad política del país. Corresponderá al pleno del TE reconstruir su reputación y credibilidad, que tanto había costado obtener, para recuperar la confianza ciudadana.



Source link