Horror… ha vuelto 'El Pupas'


IÑAKI CANO

Para ser un equipo de los llamados grandes, hay que salir a ganar en todos los campos y no querer inventar el fútbol. A Simeone hay que aplaudirle por haber cambiado algo al Atlético de Madrid, y hay que agradecérselo también, pero tristemente no ha conseguido que deje de ser ‘El pupas’.

Un equipo construido a la medida del Diego Pablo Simeone al que los dueños del Atlético de Madrid le han dado absolutamente todo lo que ha pedido. El entrenador sólo les ha devuelto falsas expectativas y desilusiones. Es cierto que LaLiga, la Copa del Rey, las UEFAS y Supercopas las llevó a las vitrinas aprovechándose de los bajones del Barça y del Real Madrid, pero el humo que vendió a la afición le cegó tanto que en los grandes momentos de verdad no tuvo claridad suficiente para ser grande de verdad.

Arbitrajes o injusticias deportivas aparte, el Atlético de Madrid del Cholo Simeone perdió sus grandes oportunidades de hacerse mayor. Perdió dos finales de la Champions League y nada más y nada menos que frente al Real Madrid. Su eterno rival volvió a ser superior porque Simeone se achicó y con él sus jugadores, que pusieron genitales como Simeone les pidió, pero al fútbol se gana metiendo más goles que el contrario y a eso el Atlético sigue perdiendo.

El estadio Metropolitano no verá al menos este año al Atlético de Madrid levantar ‘La Orejona’ porque Cristiano Ronaldo y la Juventus le han dado un baño, dejándole la cara sucia para vergüenza de los suyos. No estuvo tácticamente a la altura Simeone y sus jugadores tampoco. Mientras Cristiano se sentaba en la mesa de los más grandes marcándole tres goles, Antoine Griezmann ni se ha acercado al salón dónde comen Messi y Cristiano.

Quiero terminar animando a los aficionados del Atlético de Madrid, porque durante algún tiempo les han ilusionado y les han hecho creer que podían estar a la altura de los grandes equipos del mundo, pero la realidad no se puede ocultar eternamente. Simeone tiene garra y contagio con sus gestos a los aficionados que le quieren, pero otra vez se ha demostrado que él y algunos más muy bien pagados están muy sobrevalorados, y de esta eliminación en Turín lo que más me molesta es que ha regresado ‘El Pupas’, con lo que les costó enterrar el feísimo apodo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook