Hilda Fernández Sam le metió ganas y logró superarse, tú también puedes


 

Hilda Xiomara Fernández Sam fue nombrada en la Caja de Seguro Social (CSS), en agosto de 2006, como trabajadora manual en la Policlínica Dr. Santiago Barraza, en La Chorrera.

Desde entonces surgió en ella esa inquietud por culminar sus estudios secundarios para mejorar la calidad de vida de sus hijos y escalar en el ámbito laboral. Su experiencia reconfirma que “querer es poder”.

 

Empezó de a poco

En 2008 se matriculó en el Instituto Técnico Panasystem´s para estudiar un Bachillerato en Comercio con énfasis en Informática. Luego se graduó en 2010 y se ganó una beca en la Universidad Interamericana de Panamá e inició sus estudios en la carrera de Licenciatura en Administración de Negocios en 2012.

Ella pasó momentos difíciles, los cuales la dejaron con la inquietud de abandonar o seguir su meta.

 

Lea también: La próxima semana el MEF hará entrega de Cepadem

 

“Hubo ocasiones en que sentía que no iba a llegar a la meta. Se me inundó la casa en noviembre de 2012, quedé sumida en la tristeza y pensé no seguir ante esta adversidad, pero mi motivación fue mayor y decidí continuar”, relató Hilda Xiomara.

Ella pasó largas jornadas de estudios y trabajo, como muchos panameños que han luchado y siguen haciéndolo para superarse.

 
Le llovieron los obstáculos, pero los fue saltando

Prácticamente su día empezaba a las 5:00 a.m. y terminaba a las 10:00 p.m.

En ocasiones ella tenía que amanecer en el servicio de urgencias, pero allí intervino la administración de la CSS y le otorgó unos benefcios para culminar sus estudios superiores.

Es por eso que se siente agradecida con la CSS, pues le dieron una licencia por estudios y le ajustaron el horario de trabajo.

 

Entérate: Municipio realizará concurso de fachada navideña para residencias y empresas

 

Se sacrificó y hoy celebra mejores momentos

Esta joven entusiasta declaró que vivió momentos muy difíciles.

Hasta dijo que por momentos tuvo que dejar de compartir con sus seres queridos para cumplir con las materias y trabajos.

Al menos su familia la comprendió y la respaldaron en esos instantes. Hace poco, el 2 de noviembre, Hilda celebró junto a su familia la alegría de recibir su título universitario.

Fueron 13 años de estudios y mucho empeño para lograr esta meta. Hasta sus compañeros se sienten orgullosos de ella.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook