‘Hay mucha intolerancia en redes sociales’: Gabriela Grajeda A.


Quiso encontrarle a los versos un sentido de pertenencia, en el que el lector sintiera un “jaloneo” y fuera llevado directo a la acción de las líneas escritas. Sin ser ajenos, sin sentirse extraterrestres, así ha formulado para el público Gabriela Grajeda Arévalo su poemario Bailar con el cielo por debajo, el cual se presenta hoy, 18 de agosto, a las 8:00 p.m., en el salón Chaquira del Centro de Convenciones Atlapa.
El libro es una recopilación de 30 versos, divididos en tres secciones, que sostienen un diálogo entre la filosofía, el romanticismo y el aprendizaje. Una aventura entretenida, en la que la bisnieta del célebre poeta guatemalteco Rafael Arévalo Martínez (1884-1975) se deleita para hacer transitar a sus invitados entre las vivencias, el descubrimiento de la sexualidad y el estado contemplativo por su lado “ más descriptivo”.
“Lo maravilloso de la poesía es que cada persona le va a encontrar un sentido diferente, aunque sean los mismos versos”, atisba la autora, que se desempeñó como periodista en Guatemala para luego desarrollarse en la literatura.
Grajeda Arévalo, dedicada también a la docencia, confiesa que ser bisnieta de Arévalo Martínez, uno de los antecesores de la corriente del realismo mágico, le ha abierto muchas puertas; no intenta competir con él, más bien “admira su genialidad” y trata de colocar su granito de arena para engrandecer el legado de su apellido.

 

 

Poeta, escritora y docente. Empezó a escribir en la adolescencia, siendo merecedora de premios literarios en el Certamen Nacional de Literatura Luis Cardoza y Aragón, dos veces consecutivas, además galardonada en el Certamen de Composición por El Consejo Nacional para la Protección de la Antigua Guatemala en su ciudad natal. Estudió periodismo en la Universidad del Desarrollo de Chile y complementó sus estudios con diplomados, tanto periodísticos como literarios. Publicó su primer poema en revista anual ‘Areté’ de la Universidad Francisco Marroquín en 2009. Trabajó en Editorial Santillana desde donde publicó libros para público infantil.

¿Quién es Gabriela Grajeda Arévalo?

Poeta, escritora y docente. Empezó a escribir en la adolescencia, siendo merecedora de premios literarios en el Certamen Nacional de Literatura Luis Cardoza y Aragón, dos veces consecutivas, además galardonada en el Certamen de Composición por El Consejo Nacional para la Protección de la Antigua Guatemala en su ciudad natal. Estudió periodismo en la Universidad del Desarrollo de Chile y complementó sus estudios con diplomados, tanto periodísticos como literarios. Publicó su primer poema en revista anual ‘Areté’ de la Universidad Francisco Marroquín en 2009. Trabajó en Editorial Santillana desde donde publicó libros para público infantil.

El título de su poemario se lo debe a unos de sus versos inmersos que dice “estar solo es bailar con el cielo por debajo, hacer días y transformarlos en pulsaciones trascendentes” . El cielo es más una comparación, una inspiración que evoca un sentimiento y un estado, explica del mismo. En 2009, ya había publicado su primer poema en las páginas de una revista, bautizado Tristeza.
De la poesía actual con una baja carga de crítica a la realidad política o social latinoamericana, Grajeda Arévalo cree que estos pronunciamientos se han mudado a plataformas novedosas como los blogs y las columnas de opinión.

‘Hay mucha intolerancia en redes sociales’: Gabriela Grajeda A.

Aunque se queja de la proliferación del pensamiento “enlatado”, acentuado con el uso de las redes sociales. “El genio creativo, que todos tenemos, muchas veces suele dejarse de lado por la proliferación de las redes sociales, con las cuales no estoy en contra, pero sé que además de quitar tiempo, nos dan todo enlatado, listo solo para ‘compartir’. Es más fácil compartir algo que dijo alguien, que pensar algo distinto”, acusa la poeta nacida en 1986. “Antes no existían dichas redes, entonces eran los ensayos y libros los que denotaban la línea de pensamiento de las figuras influyentes de la época”.
Pone de ejemplo libros maravillosos de los poetas Luis Cardoza y Aragón (1901-1992) también ensayista y diplomático en su tierra natal, quien escribió Guatemala, las líneas de su mano o Miguel Ángel Asturias (1899-1947), periodista, escritor y diplomático con El señor presidente.
“Pareciera – compara la poeta- como que el que tiene más “likes” es más influyente que el que escribe o piensa algo distinto. Con las redes sociales hay mucha intolerancia y poquísima argumentación, impera la desinformación porque la gente no lee, no investiga y eso afecta sobremanera a los jóvenes escritores”.



MÁS INFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: