Gobierno asumirá costo de la huelga bananera


El mayor ajuste del salario mínimo que entrará a regir el próximo 15 de enero lo tendrán los trabajadores de las fincas bananeras de Bocas del Toro.

Tras dos días de huelga y cierres de las principales vías de acceso de Changuinola, el Sindicato Industrial de Trabajadores de Productores Bananeros Independientes (Sitrapbi) y el Sindicato de Trabajadores de la Industria del Banano (Sitraibana) lograron que el Gobierno se comprometiera a un alza escalonada del salario mínimo del 28% hasta 2024.

Pero a la par de este incremento, el Gobierno también se comprometió a asumir los costos salariales de los dos días de huelga de aquellos trabajadores que las empresas certifiquen que participaron en la paralización.

La aspiración sindical era del 25% para más de 7 mil trabajadores de las fincas bananeras de Bocas del Toro, sin embargo, el Gobierno estableció un alza acumulada de 28%: 8%, en esta primera revisión; 13%, en 2021 y 7%, en 2023.

El compromiso de incremento quedó plasmado en el acuerdo que firmó una delegación gubernamental, encabezada por la ministra de Trabajo y Desarrollo Laboral, Doris Zapata, que viajó en la tarde del martes 31 de diciembre de 2019 a Bocas del Toro para negociar con los trabajadores bananeros.

El documento se firmó media hora antes de finalizar el 2019, aunque en horas del mediodía Zapata había asegurado a este diario que el Gobierno ya había tomado la decisión de aumentar 8% en el salario mínimo, y que solo escucharía a los trabajadores de las bananeras.

“Nosotros conversamos con ellos y les informamos que un 25% de aumento no era una posibilidad viable”, declaró Zapata, horas antes de firmar el acuerdo que puso fin a la huelga.

En este sentido, indicó que esperaban como gobierno reactivar la economía para poder ver rápidamente los efectos positivos. Según Zapata, el ajuste al salario del sector bananero no puede ser igual para todas las zonas productivas del país.

Por ejemplo, el área bananera de Puerto Armuelles, en la provincia de Chiriquí, marca la diferencia, dijo la funcionaria.

“Barú, en Puerto Armuelles, no está en las mismas condiciones económicas que Changuinola y en efecto nosotros tenemos que salvaguardar toda el área bananera del país”, agregó.

Gobierno asumirá costo de la huelga bananera

Gobierno asumirá costo de la huelga bananera

Acuerdo con sindicatos

En el documento quedó pautado un encuentro de trabajo entre los dirigentes bananeros con el presidente Laurentino Cortizo para el próximo lunes 6 de enero.

El Gobierno también se comprometió a otorgar becas nacionales e internacionales a los hijos de los trabajadores del sector bananero que desean realizar estudios superiores y cumplan con los requisitos exigidos por el Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu).

Otro de los compromisos de la actual administración es otorgar dos bonos al año, uno navideño y el otro escolar, cada uno por 50 dólares a cada trabajador activo en el sector bananero de Bocas.

Pero también se ofreció ayuda a los que no tienen vivienda propia. Funcionarios del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, en conjunto con miembros de los dos sindicatos, deberán recolectar la información socio económica necesaria para la “consecución en 5 años de 1,500 unidades habitacionales”.

También abogarán ante las empresas Chiquita Panamá, Ilara Holding y la Cooperativa Bananera del Atlántico (Cobana) para que no haya represalias con los trabajadores que participaron de las paralizaciones en diciembre pasado, destaca el documento firmado por las ministras de Trabajo y Salud Doris Zapata y Rosario Turner, respectivamente, entre otros. Por los sindicatos de trabajadores firmaron Francisco Smith y Liberio Beker, entre otros.

Rechazo empresarial

Mercedes Eleta de Brenes, presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), manifestó que el sector privado no está de acuerdo con el incremento de salario. Evidentemente el aumento del salario era una decisión política que iba a tomar el Gobierno.

En este sentido, dijo que el Ejecutivo decidió aumentar un promedio bastante más alto de lo que se había estimado en las bananeras de Bocas del Toro. “Veremos cuáles serán los resultados, y la preocupación del sector privado es que mayores salarios no generarán un repunte en la economía, por el contrario, pueden generar mayor desempleo”, puntualizó.

Al final la posición del sector privado era mantener el empleo y no reducir puestos de trabajo debido al incremento salarial que las empresas no pudiesen soportar, dijo. “Veremos cuál es el resultado y si el Gobierno toma las medidas de reactivación económica que estamos esperando”, agregó Eleta.

Igualmente, recordó que es importante que en este país se empiece a medir la productividad de la fuerza laboral. “Aquí se incrementan los salarios sin ninguna base técnica y eso es insostenible”, advirtió Eleta.

Por su parte, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, considera que todo impacto depende de la elasticidad de la demanda y la oferta. En el caso de las industrias de alimentos, según el gremio, el efecto sería mayor porque tanto la oferta como la demanda son inelásticas y debido a eso cada aumento en los costos de producción es trasladado de forma casi inmediata al precio de venta.



Source link

A %d blogueros les gusta esto: