Félix Rodríguez de la Fuente, el “amigo Félix”, habría cumplido hoy 91 años


Médico estomatólogo, zoólogo, naturalista, primer ecologista español y gran comunicador de programas de televisión sobre la naturaleza, Félix Rodríguez de la Fuente falleció tal día como hoy, el 14 de marzo de 1980.

Pasó a la historia como gran comunicador y naturalista con programas como El Hombre y la Tierra, con la que varias generaciones de españoles crecieron.

Este burgalés nació en Poza de la Sal, Burgos (Castilla-León), el 14 de marzo de 1928 y murió el mismo día de su 52 cumpleaños en un accidente en su avioneta en Kodikke, Alaska, cuando rodaba uno de sus reportajes para TVE.

Hijo de notario que no creía en la escolarización temprana, vivió al aire libre, y con ocho años ya tenía amaestrado a un halcón. A los nueve ingresa en el internado de estudios de los Hermanos Corazonistas de Vitoria. En Burgos, posteriormente, finaliza el bachillerato, y a los diecisiete años de edad se traslada a Valladolid para matricularse en Medicina.

Estudia esta carrera y allí conoce personalmente al doctor José Antonio Valverde, muy interesado, con otro grupo de científicos, en la investigación biológica. Comenzó su afición de Rodríguez de la Fuente hacia la biología en general, y poco a poco va convirtiéndose en un apasionado naturalista.

Se trasladó a Madrid y siguió sus estudios universitarios, especializándose en odontología. Se licencia en medicina y cirugía general, y obtiene el premio Landete Arango, en prótesis estomatológica. La realidad es que Félix no llega a ejercer su profesión. Su pasión siempre fueron los animales.

Entra como colaborador en el servicio Nacional de Pesca Fluvial y Caza y comienza sus experimentos con animales de presa, preocupándose de su protección. En Briviesca abre una estación en donde alberga a treinta halcones. Se convierte en el halconero mayor de España. Después se dedica al estudio y protección de otros interesantes animales: los lobos, a los que considera “sus mejores amigos”.

De hecho, desterró ese falso mito de la maldad del lobo y lo demostró. Para ello no dudo en introducirse a convivir con una manada de lobos en una cárcava de Guadalajara, hablaba con ellos, hasta conseguir que le eligieran como su líder, unas imágenes que dieron la vuelta al mundo. Así que cuando el gobierno exterminó 9.000 “alimañas depredadoras” por decreto ley, en 1974 Félix asombró al mundo al convivir en una cárcava de Guadalajara, durante varios meses, hablando con ellos, hasta erigirse su líder.

Se dice de él, que fue la voz de la naturaleza y hasta su “filósofo” por ese gusto que tenía en terminar sus reportajes con un mensaje positivo, esperanzador. Confiaba en el trabajo continuador de las generaciones venideras, por lo que sus primeros programas iban dirigidos a ellos, a los jóvenes. Series infantiles de dibujos animados, y charlas en colegios hizo crecer en muchos su vocación por emular a ese gran maestro.

Defensa pionera de la naturaleza

Comenzó a escribir artículos que son publicados en diarios y revistas nacionales e inicia sus viajes por el extranjero. Va a Arabia Saudita, recorre otras zonas de Oriente Medio, y no cesa en sus investigaciones naturistas.

“El Planeta Tierra se nos muere” -adelantó Félix en muchas ocasiones-, y “el hombre con él“. “Nosotros tenemos la obligación de salvarla -insistía-. “Esta destrucción comenzó cuando el hombre pasó del Paleolítico al Neolítico”, decía con su declamada locución.

Es miembro activo de la Sociedad Española de Ornitología; de la sección Española del Comité Internacional para la Conservación de las Aves; del Internacional Council Bird Preservation y de otras sociedades internacionales para el estudio, protección y conservación de la fauna.

En España, al fundarse ADENA, el doctor Rodríguez de la Fuente juega en este organismo el más importante papel, pues fue cofundador y vicepresidente. Era también miembro de honor de la British Falconers Club; de la North American Falcones Asociation.

Comenzó a colaborar en Televisión Española. Sus programas alcanzaron, muy pronto, los mayores índices de audiencia, convirtiéndose en los preferidos del público e interesando, asimismo, a las cadenas de TV de otros países.

Llegó a ser tan popular que se convirtió en uno de los personajes más influyentes y populares de entonces, se llegó a hablar del ‘fenómeno Félix’ y hasta el partido centrista de la UCD intentó ficharlo para la política, pero su “ministerio eran levantar la conciencia a la sociedad sobre la vida en la tierra”.

Félix fue el auténtico responsable del despertar el interés en España por la fauna , la Naturaleza, así como la conservación de las especies en vías de extinción. Conectó además muy bien con el mundo infantil y pronto se convirtió en “Nuestro amigo Felix”.

En TVE se inició con unas charlas dentro del programa Fin de semana. Después, en Imágenes para saber. A continuación, tres reportajes sobre África y dos en Arabia Saudita para A toda plana. Y por fin, su gran programa: Fauna que mas tarde se llamaría Vida salvaje.

Rodríguez de la Fuente se convierte en “el amigo de los animales” y sus éxitos en televisión son continuos. Sus programas, los más esperados. Y, también, los más premiados.

La televisión, su gran plataforma

Realizó las series de Planeta azul y El hombre y la tierra, en varias fases: serie venezolana, serie española, serie canadiense, y serie africana. Félix, asimismo, simultanea estos programas televisivos con sus intervenciones en Radio Nacional de España y colaboró en las principales revistas nacionales, además de publicar interesantes seriales en Blanco y Negro, La Actualidad Española, etc.

En los distintos certámenes que los medios informativos organizan, Félix logra en las encuestas entre lectores, las máximas votaciones. Durante años alcanzó el primer puesto en el concurso de Los populares de TVE, de la Actualidad Española.

Tambien en la revista TP, votado por los lectores. Y sus producciones, igualmente, consiguen para Televisión Española los más importantes galardones internacionales en los Festivales de todo el mundo y también consiguió el premio Antena de Oro.

Cuando rodaba una serie sobre Los perros del mundo en Alaska, la avioneta en que viajaba sufrió un accidente. Era la mañana del 14 de marzo de 1980, y acababa de recibir desde Alaska las felicitaciones de su familia en Madrid por su 52 cumpleaños. A los pocos minutos la avioneta, que iba a llevarlos al rodaje programado, una carrera de trineos con perros, se estrelló. Félix moría en el acto. También murieron uno de los mejores cámaras de TVE, el productor y el piloto americano.

Su legado ha quedado vivo y permanece en la conciencia de todos. Fue la primera voz de alarma de defensa de los ecosistemas y de los animales en peligro de extinción. Ahora gobiernos enteros luchan por conservar el equilibrio natural, única manera de la supervivencia del Hombre y la Tierra.

Hombre de carácter y luchador infatigable batalló con las autoridades para conseguir financiación de sus programas, incluso en el rey saudí, participó en la financiación de la mítica serie y otro de sus proyectos: reservas naturales, especies protegidas, en una sociedad que no tenía todavía ninguna asociación en defensa de la Naturaleza ni de los animales.

Luchó por salvar los diferentes ecosistemas, trabajó para la recuperación de los humedales de la península como Las Tablas de Daimiel o Doñana, antes de ser declarados Parques Naturales; la reserva de buitres leonados en Guadalajara o el Centro Nacional de Cetrería. Hasta el zoo moderno o inauguró él.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
Facebook